Fibromialgia (FM)

Video. Amaia Montero y Dani Martin. Fibromialgia y Enfermería.

El síndrome de fibromialgia se caracteriza por dolor muscular generalizado, fatiga y múltiples puntos sensibles. La palabra fibromialgia proviene del término latino para el tejido fibroso (fibrosis) y las griegas para el músculo (mio) y dolor (algia).

La fibromialgia es a menudo considerada una condición relacionada con la artritis, no es realmente una forma de artritis (una enfermedad de las articulaciones), ya que no causa inflamación o daño a las articulaciones, músculos y otros tejidos. La fibromialgia puede causar dolor intenso y  fatiga, puede interferir con la capacidad de una persona para llevar a cabo las actividades diarias. También, como la artritis, la fibromialgia es considerada una enfermedad reumática.

La Fibromialgia (FM) y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC),  son dos enfermedades diferentes pero con una forma de presentación y síntomas similares, lo que confunde muchas veces al no experto. El diagnóstico diferencial entre ambas y el descartar otras posibles causas de dolor y fatiga, es fundamental para un correcto enfoque diagnóstico, pronóstico y terapéutico. 

La Fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida (como el 67% de todas las enfermedades definidas hoy en día) cuyo síntoma principal es el dolor crónico generalizado que se localiza, esencialmente, en zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales. La Fibromialgia es la causa más frecuente de dolor generalizado y configura un grupo importante y heterogéneo de pacientes, que requiere una orientación individualizada. 

En la actualidad, la Fibromialgia forma parte de un espectro amplio de síndromes y situaciones clínicas que cursan con procesos de sensibilización e hipersensibilidad central, los llamados Síndromes centrales de sensibilidad, "Central Sensitivity Syndromes" (Enlace externo).



El profesional especialista más adecuado para confirmar el diagnóstico de la Fibromialgia es el reumatólogo, pues la fiabilidad diagnóstica del médico de asistencia primaria es baja (una unidad especializada confirmó el diagnóstico sólo en un 68% de los casos), aunque una vez diagnosticada, el seguimiento de los casos no complejos, puede quedar en manos del médico de familia. (Enlace externo).

La coexistencia de la sensación de dolor generalizado con cuadros psiquiátricos, ha hecho que, recientemente, algunos reconocidos expertos, sugieran la denominación de "pseudofibromialgia" para estas formas de dolor. 

La verdadera Fibromialgia nada tiene que ver con cuadros psicopatológicos sino que responde a un incremento de la percepción del dolor a nivel del Sistema Nervioso Central (SNC).
 
El diagnóstico diferencial entre el dolor percibido asociado a trastornos de ansiedad y/o depresión y un verdadero proceso de amplificación del dolor, es la base de un tratamiento efectivo. (Enlace externo)

La Fibromialgia es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS. Organización Mundial de la Salud desde 1992. Está clasificada con el código M79.7 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10 CM) en su última revisión, como una enfermedad reumatológica. Más bien al contrario, ninguna organización internacional niega su existencia y su definición.

Aunque su causa, es desconocida, cada vez se detectan más evidencias al respecto de una base genética de la Fibromialgia que se expresa ante determinadas circunstancias y que condiciona una respuesta anómala del Sistema Nervioso (SNC) y una facilidad específica para incrementar los procesos de sensibilización al dolor, al menos en aquellos casos que cursan con una extraordinaria sensibilidad dolorosa ante el tacto, el roce o los estímulos térmicos mínimos (alodinia). El dolor y otros síntomas de la Fibromialgia se autoalimentan  con el paso del tiempo, lo que hace especialmente importante un diagnóstico precoz. 

El papel del Óxido Nítrico o (NO), en esta sensibilización central se considera importante (enlace externo), a falta de estudios más amplios pero también existen fenómenos locales condicionados por alteraciones en la microcirculación que condicionan hipoperfusión muscular que parecen participar, al menos en algunos casos. (Enlace externo)

Recientes trabajos apuntan que la Fibromialgia no es una entidad única, sino que existen subgrupos:

  • Los afectados por incremento de la sensibilidad al dolor sin trastorno psiquiátricos o psicológico añadido.
  • Los que la asocian con depresión.
  • Los que tienen un dolor con características de somatización. (Transformar inconscientemente una afección psíquica en orgánica).
 
Los procesos inflamatorios leves deben ser considerados como la causa del primer grupo, mientras que la depresión se combina con la fibromialgia en el segundo y el tercer grupo. En el cuarto grupo, graves problemas psicológicos previos o existentes todavía o insuficiente también para hacer frente a los síntomas de la enfermedad debe ser considerada como la razón por la cronificación del dolor.

El grupo 1 se beneficia de un bloqueo de los receptores 5-HT3 por medio de *tropisetrón, por ejemplo. Esto no sólo afecta a la cronificación del dolor, sino también el propio proceso inflamatorio. Grupo 2 y 3 de las necesidades de tratamiento antidepresivo, mientras que la atención debe centrarse en la psicoterapia en el grupo 4. Los grupos 1, 2 y 3 también se beneficiarán de los programas de tratamiento multimodal físico, hasta cierto punto esto se aplica al grupo 4 también. Los llamados tipos mixtos requieren una combinación de medidas terapéuticas.

*Tropisetrón. Principio activo, Mecanismo de acción: Antagonista competitivo selectivo muy potente de receptores 5-HT3 localizados en neuronas periféricas y dentro del SNC. Sistema nervioso central. Indicaciones terapéuticas y Posología: Prevención de náuseas, vómitos inducidos por quimioterapia del cáncer.

Para algunos autores, solo el primer subgrupo constituiría la verdadera Fibromialgia.
 
Esta propuesta parece confirmarse con los trabajos de Giesecke. Es importante que dejemos de considerar a los enfermos con Fibromialgia como un grupo homogéneo (parecido o similar). (Enlace externo)

Las personas que han sufrido a lo largo de su vida, episodios de violencia grave, sufren Fibromialgia y otros procesos de dolor crónico con mayor frecuencia (enlace externo). Se piensa que es debido a la situación que produce de estrés continuado. La falta de Vitamina D se ha asociado a procesos de dolor crónico y a la presencia de depresión y ansiedad en la Fibromialgia. FM, aunque estudios recientes de nuestro grupo cuestionan este planteamiento. (Enlace externo)

La alta prevalencia de la Fibromialgia (se estima hasta un 4 % de la población general adulta, aunque estudios del año 2000 la cifran en España en un 2-3%), hacen de este síndrome un problema de salud pública importante y de difícil abordaje. Buena prueba de ello son los numerosos documentos de consenso y guías clínicas, a veces absolutamente discrepantes entre ellas, que se dedican a esta patología. 

Con respecto al sexo, la Fibromialgia es una patología que afecta masivamente a las mujeres en una proporción que se cifra entre 8/1 y 20/1 (mujeres / hombres), sin que sepamos a qué se debe esta masiva predilección por el sexo femenino. Pese a ello es conveniente recordar que existen hombres con Fibromialgia, pues a veces su diagnóstico se hace más difícil por ésta circunstancia.

Las personas que la padecen, sufren dolores en distintas partes del cuerpo que pueden llegar ser muy intensos. El término mialgia indica dolor muscular; por el contrario, la miositis está causada por inflamación del tejido muscular y es un término inapropiado para la Fibromialgia, en la que la inflamación está ausente. La Fibromialgia no debe confundirse con cuadros inflamatorios como la Polimialgia Reumática.

En la Fibromialgia el dolor tiene que ser generalizado y existen otras formas similares de dolor regional o localizado (ejemplo. Síndrome de dolor miofascial, relacionado con sobreesfuerzo o micro traumatismos). Las personas con Fibromialgia experimentan algunos de los siguientes síntomas, los síntomas tienden a fluctuar y no necesariamente ocurren simultáneamente:

  

Los 100 síntomas de la Fibromialgia

La alta prevalencia del síndrome ha hecho de la Fibromialgia un problema asistencial de primera magnitud y se trabaja para definir marcadores biológicos indicadores de la potencial gravedad. Uno de los más estudiados son los genotipos del gen COMT,  que ha permitido describir un perfil genético diferenciado entre Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica que afecta a las formas más severas de ambas enfermedades (enlace). Este trabajo apoya la idea de que dentro de lo que actualmente conocemos como Fibromialgia, existen cuadros diferentes. Lea la nota de aviso sobre análisis de polimorfismos del gen COMT (enlace).

Recientes e interesantes estudios sugieren que un embarazo con altos niveles de estrés o traumas, podría favorecer en el feto hembra (no en el varón) una alteración en la glándula suprarrenal que facilitaría el desarrollo de la Fibromialgia. 
 
¿Cómo se manifiesta la Fibromialgia?

Estamos, como afirma el Profesor. D.J. Clauw, ante una "Hipertensión del sistema de procesamiento del dolor". Los pacientes con Fibromialgia comentan que les duele todo y manifiestan sentir fuertemente doloridos los músculos del cuerpo; muchas veces el dolor va acompañado de una sensación de quemazón o fatiga muscular. 

La Fibromialgia puede ser leve, moderada o severa, en función de la afectación que la enfermedad produce en la vida del enfermo (valorada a través del Cuestionario de impacto  Fibromialgia. FIQ). De acuerdo al caso, una persona con Fibromialgia leve responderá a los tratamientos sintomáticos y seguirá trabajando y desempeñándose bien en casi todas las esferas de su vida. Alguien con Fibromialgia moderada probablemente tendrá problemas en uno o dos aspectos de la vida cotidiana como por ejemplo en el ámbito laboral por ausentismo reiterado, o en los vínculos interpersonales, cuando surgen dificultades secundarias por la falta de comunicación y/o comprensión de los efectos que causa la sintomatología en general y el dolor en particular.

Mucho más complicada es la situación de la persona con Fibromialgia grave (entre un 10 y un 17% de todos los casos) cuando a causa de la enfermedad estas personas dejan de ser socialmente activas y laboralmente productivas, quedando severamente descompensadas.

La intensidad del dolor puede fluctuar a lo largo del tiempo pero normalmente nunca desaparece por completo. El dolor acostumbra a ser más intenso por la mañana, durante los cambios de clima y durante los episodios de ansiedad y estrés (las buenas noticias también causan estrés).
 
Cuando la persona afectada por Fibromialgia permanece inmóvil por espacio de cierto período de tiempo (por ejemplo en el cine, la sala de espera o en una reunión social), sus músculos se vuelven duros y dolorosos. El inicio del movimiento por la mañana es dificultoso porque los músculos están rígidos y son a su vez dolorosos.

Las personas con Fibromialgia, refieren un gran cansancio que parece relacionado con los trastornos del sueño. Estos trastornos del sueño, que condicionan en general, una falta de sueño profundo, afectan también a la capacidad de concentración y a la memoria inmediata, produciendo síntomas que pueden confundirse con alteraciones neurocognitivas.

Aunque la severidad de los síntomas varía en cada persona, la Fibromialgia se parece a un estado de convalecencia de una enfermedad. Este aspecto y muchos de los síntomas de la Fibromialgia tienen gran similitud con otra enfermedad crónica conocida como Síndrome de Fatiga Crónica. (SFC), aunque existen características diferenciales que un experto valorará. Ambas enfermedades pueden coexistir en una misma persona. De hecho, casi un 80% de pacientes con Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), cumplen criterios para el diagnóstico de Fibromialgia, sin embargo, solo un 8% de pacientes con Fibromialgia cumples criterios para diagnóstico del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

En la actualidad, la Fibromialgia es una enfermedad fácil de identificar y de diagnosticar por un médico experto. La naturaleza difusa del dolor en todo el sistema músculo esquelético y la falta de alteraciones inmuno-endocrinas específicas, son las características que ayudan a distinguirla del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

Auto Test sobre Fibromialgia (FM)

Auto Test sobre Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)

Complemento familiar. Factores predisponentes

Está comprobado que existe una "agregación familiar", es decir, familias en las que es más frecuente que ocurran casos de Fibromialgia. El riesgo de sufrir Fibromialgia si se tiene un familiar de primer orden con la enfermedad, es superior en 8,5 veces al de la población sin esta coincidencia. 

Parece razonable que en el ámbito familiar las costumbre y hábitos sean las mismas y por lo tanto, que una persona desarrolle Fibromialgia o no, parece que puede venir condicionado por factores genéticos (enlace externo).

En jóvenes con FM. Fibromialgia, un 71% de sus madres la tienen. La prevalencia en familiares directos de afectados por FM. Fibromialgia es de un 41% en mujeres y un 14% en varones. 

Estudios recientes apuntan que los embarazos vividos en situación continuada de estrés severo podrían favorecer el desarrollo de la Fibromialgia en las hijas, por una alteración continuada en la secreción del cortisol

Ante el estrés continuado las personas pueden desarrollar la enfermedad de Fibromialgia, uno de sus detonantes suele ser el estrés continuado en el tiempo no porque la persona haya caído en una depresión sino porque los transmisores de las emociones son compuestos químicos que están en nuestro ser y todo lo que se fuerza acaba degenerando en enfermedad.

Determinados perfiles genéticos parecen ser más frecuentes en las formas más graves de Fibromialgia, siendo necesarios estudios de validación y comparación para sentar esta afirmación. La agregación familiar de la Fibromialgia parece bien establecida, (existirían rasgos genéticos que aumentarían el factor de riesgo de sufrirla pero no es una enfermedad hereditaria).

Hablemos un poco del dolor en la Fibromialgia

Todos nosotros conocemos que es el dolor. Lo aprendemos desde muy temprana edad, sabemos que es parte de la vida. Existe una experiencia de dolor corriente que se experimenta regularmente en lo cotidiano. Solemos llegar a casa después de una larga jornada de trabajo con dolor de cabeza, de cintura o de espalda; sufrimos intensos dolores de brazos o de piernas después de un fin de semana intenso de actividad deportiva, o a continuación de un viaje o de una mudanza. 

Frente a la experiencia de dolor, todos tenemos expectativas. Una expectativa es que seguramente estamos frente a un tipo de dolor agudo que es temporal, que va a desaparecer con el tiempo, descanso o con algún tratamiento indicado médicamente. Sabiendo que hay un fin para este dolor particular, pronto aprendemos a manejarlo y a hacer lo necesario mientras dure para sentirnos mejor hasta que pase. 

Otra expectativa es que el dolor no interfiera con nuestras tareas, roles o funciones. Ninguno de nosotros espera que estos dolores lleguen a ser tan intensos y profundos que nos impidan levantarnos para ir a trabajar y cumplir con nuestras obligaciones y responsabilidades. La Fibromialgia causa dolor crónico que es muy distinto del dolor agudo.

No nos podemos levantar de la cama, nos duele cualquier lugar del cuerpo donde quiera que lo presionemos. Cada músculo del cuerpo nos duele pero igual nos tenemos que levantar. Este tipo de dolor es el que cada persona con Fibromialgia atraviesa cada día y a pesar de ello, trata de hacer todas sus tareas diarias a pesar del dolor. Muchos enfermos refieren su dolor como intenso e insoportable.

En la Fibromialgia es característica la presencia de los llamados "puntos sensibles o de dolor". Estos puntos sensibles están situados a largo del cuerpo y pueden desarrollarse en varias formas, aunque todavía no se comprende exactamente como se originan. 

El comité que los seleccionó determino en un principio hasta 74 puntos sensibles de los que se eligieron los 18 más frecuentes estadísticamente, que corresponden a zonas donde existe mayor número de receptores nociceptivos. Un traumatismo, infecciones, inflamaciones o factores hereditarios podrían incrementar las señales de dolor en los músculos y nervios. En lugar de sanar o de volver a la normalidad después de cualquiera de estos posibles daños, estos nervios sensibilizados causarían cambios en el sistema nervioso central volviendo más sensibles y muy excitables a los canales nerviosos, haciendo que los mismos emitan espontáneamente señales dolorosas todo el tiempo. 

Además de los dolores físicos las personas con Fibromialgia sufren de otros tipos de dolores: dolor emocional y psicológico que sobreviene como efecto de enfrentar cotidianamente temores, dudas, confusión, estrés, tristeza, culpa y variadas preocupaciones que la limitación física le impone y daño moral por la falta de un trato digno y sensible. Con el paso del tiempo, separar el dolor somático del dolor emocional, puede llegar a ser imposible.

¿Es posible medir el dolor?

A la pregunta, así formulada, la respuesta debe ser negativa, sin embargo, admite matizaciones. El dolor en la Fibromialgia verdadera, se asocia a dos fenómenos bien conocidos: la hiperalgesia o notar más dolor del que corresponde al estímulo en la población sana y la alodinia, o dolor frente a estímulos que no deberían ser dolorosos. Normalmente la alodinia se acompaña de sensaciones "eléctricas" o "quemantes". 

Además, estos fenómenos en la FM. Fibromialgia se producen en el contexto de la llamada "Sumación Temporal del Dolor" o "wind up", una alteración de la modulación del dolor que hace que la suma de pequeños estímulos sea superior a cada uno de ellos tomado independientemente.

Estas características se miden bien con el llamado Quantitative Sensory Testing (QST) o Exploración Prueba Cuantitativa Sensorial, que nos permite determinar la existencia de una verdadera hipersensibilidad al dolor. Esta prueba puede, en ocasiones concretas, contribuir a consolidar el diagnóstico y/o orientar al profesional sobre las propuestas terapéuticas más adaptadas a cada caso.

El Quantitative Sensory Testing (QST) o Exploración Prueba Cuantitativa Sensorial, consiste en la medición, mediante equipos electrónicos de la intensidad necesaria para producir dolor a través de la estimulación de las llamadas, fibras finas (C y Aδ).

El equipo Quantitative Sensory Testing (QST) o Exploración Prueba Cuantitativa Sensorial ha sido utilizado en la investigación de la afectación nerviosa sensitiva en los últimos 10 años pero solo en los últimos se ha comenzado a introducir en la práctica clínica.

Fibromialgia: puntos dolorosos.  Criterios provisionales 

Los puntos sensibles son lugares específicos del cuerpo  en el cuello, hombros, espalda, las caderas y las extremidades superiores e inferiores  donde las personas con fibromialgia sienten dolor en respuesta a una ligera presión.


Todo el mundo conoce este dibujo. Es el mapa de los 18 puntos de dolor de la fibromialgia. Estos son los criterios diagnósticos que se establecieron en 1990 por el colegio americano de reumatología (ACR). Estos Criterios de 1990, se establecieron tras un estudio llevado a cabo por Frederick Wolfe y colaboradores, con 558 pacientes: 293 con fibromialgia y 265 para el grupo control. 

La ubicación anatómica de cada uno de estos puntos sensibles es la siguiente: 

1. Occipucio bilateral, parte infero-posterior de la cabeza, en la   inserción de los músculos occipitales.
2. Cervicales bajas, en las caras anteriores de los espacios intertransversos en la vértebra cervical cinco (C5) hasta la vértebra cervical siete (C7).
3. Trapecio, a medio camino de su borde superior.
4. Supraespinoso, en sus orígenes, por arriba de la escápula, cerca del borde interno.
5. Segunda costillas, a nivel de la inserción de las segundas costillas sobre el esternón.
6. Epicóndilo externo, en el relieve óseo del húmero donde se originan los músculos extensores del antebrazo.
7. Glúteo, en los cuadrantes superiores externos de los glúteos, en el pliegue anterior del músculo.
8. Trocánter mayor, a nivel de la cresta del trocánter mayor del fémur, un relieve óseo en el que se inse
rtan los músculos piriformes que sirven para rotar externamente el muslo.
9. Rodilla, en el tejido subcutáneo de la parte interna, por arriba de la línea de la articulación.

La elección de esos puntos ha sido muy criticada. Esos 18 puntos, bien podrían haber sido otros, y podrían haber sido 23, en vez de 18. Tampoco es cierto que la estructura diana en la fibromialgia fuera el músculo. No es dolor muscular lo que predomina, es dolor, a secas.

Por tanto, los criterios diagnósticos de 1990, iban quedando obsoletos según avanzaba el conocimiento sobre la enfermedad. De hecho, en un principio se crearon para realizar ensayos clínicos, más que como criterios diagnósticos. Durante todos estos años, han ido apareciendo diversos criterios diagnósticos, como alternativa a los de la colegio americano de reumatología (ACR), pero ninguno ha llegado a cuajar.

En mayo de 2010, el mismo colegio de reumatología americano, publicó unos nuevos criterios preliminares para el diagnóstico de fibromialgia. 20 años después, Wolfe y colaboradores realizaron un estudio con 829 pacientes diagnosticados previamente de fibromialgia.

Los nuevos criterios preliminares podríamos dividirlos en dos partes. La primera parte es el Widespread Pain Index o Índice de dolor generalizado (WPI), que ya no habla de puntos dolorosos musculares, sino que se limita a hacer referencia a áreas: la cintura escapular, el brazo, la nalga, la pierna… y que tiene un valor de o a 19 en función del número de zonas que se haya seleccionado. Cada área es seleccionada si la paciente ha experimentado dolor en la última semana.
El Índice de dolor generalizado (WPI), es la parte que más peso tiene en los criterios, pero ahora, además, se tienen en cuenta los trastornos cognitivos, el cansancio, la alteración del sueño y demás síntomas.

La segunda, es el SS Score o índice de gravedad de los síntomas, que podríamos dividirle a su vez en dos partes. El SS Score 1 tiene en cuenta los tres aspectos más relevantes después del dolor: el sueño, el cansancio y los trastornos de atención, memoria y aturdimiento (aquí, el estado anímico, a pesar de ser significativo y estadísticamente presente, decidieron no incluirlo). Este valor puede oscilar entre 0 y 9, siendo entre o y 3 cada uno de los 3 síntomas.

La segunda parte del índice de gravedad de síntomas (SS Score 2) es una miscelánea de síntomas: dolor de cabeza, picores, calambres, colon irritable... Una lista de 40 síntomas que haya sufrido en la última semana, en donde: 
  • Si tiene 0 síntomas la puntuación es 0. 
  • Entre 1 y 10 la puntuación en un 1. 
  • Entre 11 y 24 la puntuación es 2. 
  • Y más de 25 es un 3.
Por tanto el valor oscilará entre 0 y 3.

Esta es la parte que menos peso tiene en los criterios, y se establecieron acorde a los síntomas manifestados por las pacientes en el estudio de Wolfe.

Se suman la 1º y la 2º parte del índice de gravedad de síntomas (SS1 + SS2) si ese valor oscilará entre 0 y 12, se considera que hay fibromialgia si el índice de dolor generalizado (WPI) es de, al menos 7 y el índice de gravedad de síntomas alcanza el 5 o bien si el índice de dolor generalizado (WPI) está entre 3 y 6 y el índice de gravedad alcanza el 9, es decir:

FIBROMIALGIA SI… 
(WPI = 7 y SS Score = 5) ó (WPI = 3-6 y SS Score = 9) 

Los criterios preliminares de Wolfe para optimizar el diagnóstico en fibromialgia, se basan en pacientes diagnosticados de fibromialgia con los criterios vigentes que han quedado obsoletos. A pesar de ello, se acercan más al conocimiento actual.

La fatiga en la Fibromialgia

Casi un 70% de enfermos con Fibromialgia refiere una fatigabilidad de moderada a intensa que tiene oscilaciones durante el día, con episodios de agudización breves (crisis de agotamiento), pero que mejora con el reposo y limita poco las actividades esenciales de la vida diaria. En algunos casos esta fatigabilidad anormal puede deberse a otras enfermedades, falta de ejercicio, desmotivación, trastornos del sueño o incluso a la toma de fármacos. Sólo un 8% de enfermos con Fibromialgia cumplen los actuales Criterios Diagnósticos del CDC para Síndrome de Fatiga Crónica cuando el diagnóstico de éste se establece de forma objetiva. 

El sueño en la Fibromialgia

La afectación del sueño es una constante en la Fibromialgia y puede preceder al desarrollo de la enfermedad. Es habitual el insomnio tanto de conciliación (iniciar el sueño), como de mantenimiento (despertarse muchas veces durante la noche).

El insomnio es uno de los trastornos más frecuentes de nuestra sociedad. Los expertos lo definen como la incapacidad para conciliar o mantener el sueño adecuadamente según las necesidades físicas de cada persona.

El trastorno del sueño ha sido implicado en la fatigabilidad de predominio matutino, en el dolor y en la "bruma cerebral".

Si se identifica con alguno de los siguientes casos, es probable que padezca insomnio: (enlace externo).
  • Le cuesta conciliar el sueño.
  • Se despierta con frecuencia durante la noche y tiene problemas para volver a dormirse.
  • Por la mañana se despierta de repente, más temprano de lo habitual.
  • No tiene un sueño reparador y tiene la sensación habitual de que no ha descansado durante la noche.
A veces pueden asociarse trastornos más específicos de predominio nocturno como el Síndrome de Piernas Inquietas, que empeora el cuadro y requiere un enfoque diferenciado.

La hipersomnia es la presencia excesiva de somnolencia como mínimo durante un período de un mes. Esto se traduce en episodios prolongados de sueño nocturno o bien por la facilidad excesiva para conciliar el sueño durante el día.
Apnea, una palabra de origen griego significa 'falta de respiración'. Esta enfermedad se caracteriza por la interrupción repentina de la respiración mientras se duerme y suele caracterizarse por los ronquidos fuertes que se prolongan regularmente durante un tiempo hasta que son interrumpidos por un largo período de silencio en el que se corta la respiración (es la apnea).

Narcolepsia. Enfermedad que consiste en un exceso de sueño durante el día, incluso después de haber dormido bien por la noche. Se trata una somnolencia incontrolada que se manifiesta mediante períodos de sueño frecuentes durante las horas diurnas. Es una patología que afecta entre el 0,2 y el 3 por mil de la población general en la que se han propuesto como predistonentes determinadas características genéticas.

Parasomnias. Sucesos anormales que pueden aparecer mientras se duerme. Los más frecuentes son el hablar o los episodios de confusión al despertar. Se trata de un grupo de alteraciones muy variadas y, en general, bastante benigno, más típico de la infancia o adolescencia, aunque a veces pueden durar y persistir en la edad adulta. También se incluyen en este grupo dolores diversos que producen despertares, taquicardias, sensaciones molestas como ahogo, o calambres en piernas durante la entrada en sueño. Al despertar se pueden producir terrores nocturnos, sensación de pánico terrible, sudorosos y con taquicardia.

Trastornos del ritmo circadiano. Todos los organismos vivientes siguen un ritmo. Por ejemplo, es común que la gente se despierte antes de que suene el despertador o que sienta hambre a la misma hora todos los días. Es como si un reloj interno funcionara de alarma. Estos procesos se conocen con el nombre de ritmo circadiano.  Los ritmos circadianos se pueden ver trastocados por distintas alteraciones del sueño como: Síndromes de sueño retrasado y adelantado, síndrome por cambio de zona horaria o jet lag, dificultades para conciliar el sueño debido a cambios en el turno de trabajo etc.

En relación con su duración podemos distinguir tres tipos de insomnio Clasificación:
  • Ocasional o transitorio: aquel que dura una o varias noches.
  • De corta duración: aquel que se prolonga por espacio de una a tres semanas.
  • Crónico: aquel de más de tres semanas de duración.
Los dos primeros se deben a causas externas al organismo, mientras que el insomnio crónico se debe a factores intrínsecos complejos desde un punto de vista fisiopatológico.

De acuerdo con la ICDS (clasificación internacional de los trastornos del sueño), se distinguen tres tipos de insomnio crónico:

Insomnio psicofisiológico o insomnio primario: suelen ser pacientes con un estado de alerta excesivo y una tensión muscular elevada a la hora de acostarse que les impide dormir, destacando en su personalidad rasgos de ansiedad y depresión. Suelen ser personas que se enclaustran, con bajo umbral para las situaciones de estrés y con un componente hipocondríaco importante.

Mala percepción del sueño o "hipnoagnosia": también denominado pseudoinsomnio. Son pacientes que se quejan de dormir poco, pero cuando se evalúan objetivamente las horas de sueño no se corresponden con la queja subjetiva del paciente. Se trata de una verdadera agnosia del sueño. Estimándose su prevalencia en torno al 5% de los pacientes que consultan por insomnio.

Insomnio Idiopático: que comienza en la edad pediátrica y es discutible para algunos autores como entidad patológica.

¿Qué causa la Fibromialgia?

La Fibromialgia es una enfermedad crónica para la cual no existe un tratamiento curativo, lo que ocurre en muchas otras enfermedades. La causa última de la Fibromialgia es aún desconocida y objeto de investigación. Los estudios médicos se han orientado a observar si hay lesiones en los músculos, alteraciones inmunológicas, anomalías psicológicas, problemas hormonales, alteraciones en la fisiología del sueño o en los mecanismos protectores del dolor. 

En este sentido y ya históricamente, se han detectado en personas con Fibromialgia niveles bajos de algunas sustancias importantes en la regulación del dolor (particularmente la Serotonina), niveles elevados de sustancias productoras de dolor en el sistema nervioso (sustancia P), así como alteraciones en los receptores NMDA y a nivel medular y cerebral. Se ha descrito una relación entre la Proteina Cinasa G (PCG) y los procesos de dolor crónico que abre una puerta a nuevas posibilidades terapéuticas. (Enlace externo)

La sustancia P (proviene de pain, que significa dolor en inglés) se encuentra en la médula espinal actuando de intermediario en la recepción del dolor desde la periferia hacia los centros superiores. En el caso de la Fibromialgia, el dolor en diferentes partes del cuerpo que presentan los pacientes podría no siempre ser debido a una enfermedad en esos órganos, sino a una primaria anormalidad en la percepción del dolor por parte del Sistema Nervioso Central (SNC). Se ha visto que las personas con Fibromialgia tienen incrementado su nivel de sustancia P en el líquido que baña el cerebro, y que en cambio, en los enfermos con Síndrome de Fatiga Crónica, este valor es normal.

Asimismo se han encontrado alteradas otras moléculas como el Factor Neurotrófico derivado del Cerebro (BDNF), Factor Liberador de Corticotropina (en orina), expresión de la subunidad 2D de NMDA en la piel de los enfermos, etc. aunque dichos hallazgos no son específicos. No se han detectado alteraciones hormonales, aunque sí sabemos que existen afectadas que tienen una clara relación entre sus síntomas, su ciclo menstrual y la instauración de la menopausia (enlace externo).

La Serotonina se encuentra en el cerebro y su misión, entre otras, es regular la intensidad con que se percibe el dolor. En personas con Fibromialgia esta sustancia se encuentra disminuida.
Propiedades del triptófano
  • Como aminoácido esencial ayuda a que el organismo elabore sus propias proteínas.
  • El triptófano es esencial para que el cerebro segregue la serotonina que es un neurotransmisor cerebral.
  • Favorece el sueño, ya que la serotonina es precursora de la hormona melatonina, vital para regular el ciclo diario de sueño-vigilia.
  • En algunos casos se observa un efecto antidepresivo debido a la serotonina.
  • El efecto tranquilizante de la serotonina actúa con un ansiolítico.
  • El triptófano es muy útil en problemas de obesidad donde el componente ansioso sea muy importante. El triptófano ayuda a que la serotonina controle el apetito evitando así la típica ansiedad por la comida, sobre todo en aquellas personas que no pueden dejar de comer todo el día.
  • Al actuar sobre el estrés nos puede ayudar "de rebote" a controlar los niveles de insulina, ya que esta hormona acusa, en gran manera, el estado de nuestro sistema nervioso.
  • En casos de agresividad debido a tensión nerviosa por ansiedad.
  • Ayuda a la formación de vitamina B3 o niacina. De hecho, con cada 60 miligramos de triptófano en la dieta, nuestro cuerpo elabora 1 mg de niacina.
  • Es muy importante tomarlo media hora antes de los alimentos o fuera de las comidas si no, actúa como simple aminoácido o proteína, pero no efectúa su función beneficiosa sobre el sistema nervioso.
  • El triptófano no debe usarse junto con medicamentos antidepresivos o tranquilizantes sin el consentimiento de un médico especialista.
  • El L-5-Hidroxitriptófano (5-HTP) es una variante más eficaz que el triptófano.
El triptófano eleva los niveles de serotonina en el cerebro, capaz de atravesar rápidamente la barrera cerebral, favoreciendo la síntesis de serotonina y, potenciando nuestro estado de bienestar.

Los especialistas afirman que la mujer produce una menor cantidad de serotonina, lo que parece explicar en parte el porqué la proporción de personas con fibromialgia es abrumadoramente mayor entre las mujeres. Según una investigación de la Universidad de McGill de Canada en el cerebro del hombre hay 53% más de serotonina. La mujer siente el dolor con más agudeza porque los estrógenos actúan sobre los neurotransmisores que permiten a las células del cerebro comunicarse entre sí. Sin embargo, como las mujeres son más sensibles a los cambios en niveles de serotonina, reaccionan mejor a los medicamentos que influyen sobre la misma (por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos).

Finalmente, cuando la persona tiene mucho estrés enfrentará muchos problemas para dormir, despertará con mucha frecuencia y en la mañana estará muy cansada. Luego es lógico que sienta dolores de espalda, cabeza, cuello y hombros, así como malestar o dolor general. Y por si fuera poco el famoso "fibrofog- fibroniebla“ o dificultades en concentración y memoria al que se refieren las personas con fibromialgia también se debe en gran parte a la serotonina, ya que este es el principal neurotransmisor involucrado en la memoria humana. Aumentando los niveles de serotonina, aumenta la memoria.

Últimamente, el estudio de su fisiopatogenia se ha dirigido, con especial interés, a las alteraciones en los receptores de Dopamina a nivel del Sistema Nervioso Central y del Sistema Límbico en particular, sustancia relacionada con el gen COMT (enlace externo). 

El papel del gen COMT en la Fibromialgia, parece confirmarse en trabajos posteriores (enlace externo).

Sistema nervioso central (encéfalo y médula)

La percepción del dolor es regulada en parte por una porción del SNC. Sistema nervioso central, llamado Sistema Nervioso Autónomo (SNA). Esta región controla funciones involuntarias tales como la respiración, la regulación de la temperatura y la sudoración. 

En los pacientes con Fibromialgia, hay algunos síntomas que pueden estar relacionados a una disfunción del SNA. Sistema Nervioso Autónomo y de determinadas estructuras cerebrales integradas esencialmente en el llamado Sistema Límbico. Algunos de estos síntomas son por ejemplo las sensaciones anormales de temperatura corporal, enrojecimiento de las mejillas y alteraciones en la percepción del dolor, aunque existen datos que son contrarios a esta hipotética activación.

Sistema Nervioso Autónomo 

No solo existe una hipersensibilidad nerviosa más fácilmente activada que manda señales de dolor al cerebro, sino que paralelamente, parece haber una pérdida de la habilidad para interrumpir la emisión de estas señales y regularlas. En lugar que las señales asciendan, den el mensaje y paren, se establece un círculo vicioso de estimulación del dolor repetitivo. Consecuentemente los puntos sensibles están doloridos no solo cuando son presionados en forma manual, sino también en forma permanente y espontánea.

En todo caso, sabemos que el dolor neurogénico de la Fibromialgia es de origen central y no periférico, razón por la cual la mayor parte de tratamientos dedicados a las zonas dolorosas, no son efectivos en el medio y largo plazo.

El papel de los pesticidas y tóxicos químicos, ampliamente distribuidos en todos los aspectos de nuestra vida diaria, en tanto que muchos de ellos actúan como transformadores endocrinos y neuroestrógenos se está estudiando como posible fluente de potenciación y mantenimiento del dolor y otros síntomas de la FM. Fibromialgia, al menos en personas sensibles. 

 ¿Qué comer? Como evitar pesticidas tóxicos en las frutas y verduras.
 
También sabemos que, aunque muchos pacientes diagnosticados de Fibromialgia presentan trastornos psíquicos (30 %), estos no son la causa de la enfermedad, aunque deben ser diagnosticados y tratados convenientemente. En muchas enfermedades crónicas (Lupus, Colitis Ulcerosa, Esclerosis Múltiple, etc. este porcentaje es mucho mayor).

Por último es conveniente tener muy presente que los trastornos del sueño pueden incrementar el dolor crónico entre otros síntomas y por lo tanto el estudio de la calidad del sueño es un pilar importante en el diagnóstico y enfoque terapéutico de estos enfermos. Por ejemplo, que el estrés crónico puede modificar las fases del sueño ocasionando dolor y fatigabilidad de predominio matutino

Algunos de los síntomas que frecuentemente acompañan a la Fibromialgia recuerdan mucho a los fenómenos de dependencia de las benzodiacepinas, fármacos que se utilizan como hipnóticos, ansiolíticos o contra el dolor neuropático. Es importante descartar siempre que el paciente tome fármacos que puedan potenciar la sintomatología.

¿Cómo se diagnostica la Fibromialgia?

En la actualidad no existe ningún análisis de laboratorio para el diagnóstico de la Fibromialgia. El diagnóstico de la fibromialgia es exclusivamente clínico, como ocurre también en muchas otras enfermedades.  Las exploraciones complementarias van destinadas a descartar otras posibles patologías y es importante que, una vez establecido el diagnóstico se cese en la búsqueda de otras explicaciones para un cuadro clínico que está perfectamente definido.

Un proceso diagnóstico correcto debería incluir una historia clínica detallada que incluya vida laboral y familiar, evaluación psicológica, examen físico completo, analítica básica (hemograma, VSG, PCR, CK, TSH y proteinograma) que puede ser ampliada a criterio del médico y algunas pruebas de imagen para descartar enfermedades que pueden coexistir.

El Colegio Americano de Reumatología (ACR), ha publicado (mayo de 2010) unos nuevos criterios diagnósticos en forma preliminar que complementan los hasta ahora utilizados, y que se basaban, esencialmente en la exploración de los puntos sensibles y la afirmación del enfermo de sufrir dolor generalizado

Los criterios actuales no requieren, obligatoriamente, el contaje de los puntos sensibles, contemplan aspectos sintomáticos hasta ahora no incluidos y utilizan unas escalas (WPI - Widespread Pain Index- y SS - Symptom Severity Scale) para concretar el diagnóstico y determinar la gravedad de los síntomas. El valor SS permite estratificar el impacto de los síntomas generales y la gravedad sintomática del cuadro.

Se trata, en definitiva, de aplicar al diagnóstico formal de la enfermedad, unos criterios más amplios que recogen la totalidad de las esferas que se han detectado como afectadas por la enfermedad, admitiendo que pueden existir pacientes con Fibromialgia, en los que el dolor no sea el componente fundamental.

Para los enfermos con consolidada impresión clínica de Fibromialgia, pero que no cumplen los criterios diagnósticos por escaso margen, se propone la denominación "Parafibromialgia" (Fibromyalgianess).

A tener en cuenta

Es también muy importante tener en cuenta que en el proceso de diagnóstico diferencial de la Fibromialgia deben descartarse siempre la hipocondría, el trastorno de conversión, la somatización, el trastorno querulante y el trastorno somatomorfo. El descartar que una patología psiquiátrica pueda ser la causa del dolor generalizado y el complejo sintomático asociado es fundamental para poder enfocar correctamente el problema del enfermo, razón por la que es muy importante huir de los diagnósticos de complacencia. Una buena herramienta de despistaje psiquiátrico es el CIDI (Composite International Diagnostic Instrument) de la OMS. Organización Mundial de la Salud.

Adicionalmente durante la exploración y aunque no forman parte de los criterios, es frecuente encontrar espasmos musculares o bandas de tensión muscular (que el paciente describe muchas veces como nódulos o bultos), hipersensibilidad al pellizco de la piel (muy típica a nivel del trapecio), estiramiento doloroso de grupos musculares, alodinia estática y dinámica y dermografismo.

Evolución y pronóstico

Actualmente no existe un tratamiento curativo para la Fibromialgia, hasta el punto de que más de un 50% quedan libres de síntomas si siguen un tratamiento integrado de media duración. Sabemos que evolucionan peor los pacientes que utilizan más fármacos, los que no hacen ejercicio aeróbico regular, los catastrofistas, los pacientes desmotivados por su trabajo o que hacen trabajo doméstico y los que presentan trastornos psiquiátricos concomitantes.

La Fibromialgia es una enfermedad que puede afectar mucho la calidad de vida, tanto que puede ser peor que la de las personas con artrosis, artritis reumatoide o enfermedades pulmonares crónicas, entre otras (enlace externo). La asociación de FM. Fibromialgia a trastornos psiquiátricos, parece empeorar el pronóstico de forma importante.

¿Cómo se trata la Fibromialgia?

Existe amplia evidencia científica respecto al abordaje multidisciplinario en asistencia primaria, como forma eficaz de propuesta terapéutica. Podemos afirmar que, en general, el tratamiento farmacológico de la Fibromialgia, es decepcionante, aunque existen subgrupos de pacientes en los cuales los medicamentos son parcialmente efectivos. La Pregabalina y la Duloxetina, han sido aprobadas para el tratamiento de la Fibromialgia en algunos países, pero sus evidencias de efectividad son bajas y la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) no ha aprobado su utilización específica para esta enfermedad.

En un limitado grupo de pacientes, muy estrictamente seleccionados, la utilización de Hormona de Crecimiento, ha demostrado una gran eficacia.

Esperar una "pastilla mágica" (que no existe en casi ninguna enfermedad) que "cure" la enfermedad, es quimérico y muy poco realista, por lo que un tratamiento adecuado debe basarse en la información rigurosa al paciente y su entorno, conseguir su implicación en un tratamiento integrado a largo plazo, tomar la menor medicación posible y saber que el objetivo del tratamiento es conseguir una mejor calidad de vida y mantener una vida activa en todos los aspectos.
En líneas generales, los tratamientos están dirigidos a varios objetivos simultáneos básicos:
Este abordaje integrado es el objeto de las Unidades Multidisciplinares de diagnóstico y tratamiento, como la del Institut Ferran de Reumatología y es con el que nosotros obtenemos mayor eficacia en el control de la Fibromialgia. En cualquier caso, siempre recomendamos que busque Vd. la integración de todos estos aspectos terapéuticos en el lugar más próximo a su domicilio. Recuerde que el médico más eficaz es el más próximo.

Institut Ferran de Reumatología (IFR), dentro del máximo respeto a otras opciones, aplica la llamada "Medicina Basada en la Evidencia" en sus enfoques diagnósticos, pronósticos y terapéuticos. Sepa Vd. que no disponemos de ningún tratamiento o fármaco que su médico habitual no pueda utilizar y que nuestros enfoques terapéuticos tienen el mismo porcentaje de éxitos que los de otros equipos especializados de abordaje multidisciplinar.

Ningún medicamento funciona de igual manera en todos los casos. El médico deberá ir buscando que tipo de medicamento resuelve o mejora la sintomatología en cada caso. Hay varias categorías de drogas utilizadas para el tratamiento de la Fibromialgia: analgésicos, ansiolíticos, antidepresivos tricíclicos y de otros tipos, relajantes musculares (poco tiempo), inhibidores duales de la recaptación de serotonina y noradrenalina, inductores del sueño no benzodiacepínicos, modificadores del metabolismo de la dopamina, etc. 

Es importante una racionalización máxima en la toma de fármacos, ya que muchos síntomas propios de la Fibromialgia pueden ser potenciados por estos, como por ejemplo las alteraciones de la concentración, la sensación de inestabilidad o mareo, la fatiga y la alteración de la memoria. Es conveniente reevaluar regularmente la eficacia de los fármacos que se están tomando. En general, la respuesta farmacológica en la FM. Fibromialgia es decepcionante.

La farmacogenómica (variabilidad en la respuesta a los fármacos, dependiente de los genes), nos permite, con el análisis de algunos enzimas, determinar los enfoques más efectivos y de menores efectos secundarios para los pacientes. Así el sencillo análisis del citocromo P450, en sus isoformas (CYP2D6, CYP2C9 y CYP2C19), permiten ya hoy en día, orientar mejor los tratamientos. (Enlace externo)

Los enfermos con Fibromialgia presentan un incremento en sus valores de radicales libres y de sus procesos de estrés oxidativo, como ocurre en otras muchas patologías crónicas por lo que parece indicada la utilización de antioxidantes como tratamiento complementario. (Enlace externo)

Estudios recientes (6/2006) de equipos de prestigio (Mayo Clinic), han evidenciado una mejoría en aspectos como la fatiga y la ansiedad (no en el dolor) mediante un tratamiento con acupuntura en la Fibromialgia. Equipos españoles (Dr. C. Isasi et al.), han publicado (2010) acerca de mejorías en un porcentaje significativo de enfermos (próximo al 20%), tras el seguimiento de una dieta estricta sin gluten por un periodo de tiempo de cuatro meses.

En muchas ocasiones la utilización de medicamentos es decepcionante e invita a los pacientes a las llamadas "terapias alternativas" que, con excepción de la acupuntura (y con un nivel de evidencia no muy alto), no han demostrado eficacia en el síndrome. 

Hay que huir muy especialmente de los llamados "productos milagro", que ofrecen sin ser ni siquiera fármacos ni haber sido sometidos a ninguna evaluación crítica científica, la "curación" o una "gran mejoría". Si Vd. se ha sido afectada/o por este tipo de venta, le recomendamos que lo denuncie ante el llamado Observatorio de Productos Milagro de la Organización Farmacéutica Colegial (puede hacerlo en cualquier oficina de farmacia) y en el foro Contra los Productos Milagro.

Resulta cuando menos llamativa la masiva utilización de la costosa ozonoterapia en esta patología sin que haya demostrado de forma científica su eficacia en modo alguno y habiéndose documentado peligrosos efectos adversos. En la actualidad no hay un argumento sugerente de una adecuada relación riesgo/beneficio de la ozonoterapia en las enfermedades reumáticas (Revisión sistemática. Carmona L. Reumatol Clin. 2006; 2(3):119-23).

Sugerimos la reflexión sobre las llamadas "medicinas alternativas" con la lectura de este artículo.

Hay un efecto de arrastre del dolor que provoca mayor tensión muscular y profundiza las contracciones musculares y articulares. Existen fármacos en el mercado que ayudan a contrarrestar estos efectos ayudando a la relajación muscular, y disminuyendo la sensibilidad al contacto y la presión de los puntos dolorosos aliviando a las personas con Fibromialgia. La experiencia y el seguimiento a largo plazo han indicado que si bien la Fibromialgia es una enfermedad crónica, la evolución de la sintomatología puede variar en severidad de un caso a otro a lo largo del tiempo.


La Dieta en la Fibromialgia

La Fibromialgia es una enfermedad con una distribución semejante universal. Entre países existen variaciones dietéticas muy importantes sin que esto tenga la menor influencia en la cantidad de personas que sufren Fibromialgia, que es aproximadamente un 4% en todo el mundo.

Un equipo investigador español (Dr. C. Isasi et al.), han publicado (2010) acerca de mejorías en un porcentaje significativo de enfermos (próximo al 20%), tras el seguimiento de una dieta estricta sin gluten por un periodo de tiempo de cuatro meses.
En cualquier caso, deben aplicarse las medidas dietéticas generales, haciendo una dieta sana y equilibrada y evitando en la medida de lo posible, los aditivos químicos.

¿Provoca la Fibromialgia la ingesta de determinados alimentos?

El médico, hematólogo, inmunólogo y biólogo francés Jean Seignalet en su obra La alimentación, la 3ª Medicina (lea lo publicado al respecto en los números 78 y 79 de la revista) para quien la mayor parte de las enfermedades neuropsiquiátricas, autoinmunes y reumatológicas y, por tanto, la Fibromialgia se deben al ensuciamiento de las células.

Según explica, al no estar nuestras enzimas digestivas adaptadas a la estructura de las macromoléculas de algunos de los nuevos alimentos que hoy consumimos su digestión termina siendo incompleta y como consecuencia hay en el cuerpo un exceso de macromoléculas no digeridas que dañan las células. Ese contenido intestinal anormal termina por agredir la mucosa del intestino delgado provocando la destrucción o deterioro de los enterocitos los ladrillos de la mucosa y, como consecuencia, hiperpermeabilidad intestinal y filtración excesiva de residuos de origen alimentario y bacteriano a la circulación general. Residuos que cuando sobrepasan la capacidad de eliminación de los emuntorios (Órgano destinado a eliminar los deshechos de la nutrición. Se daba antiguamente el nombre de emuntorio artificial a los agentes (vesicatorio, cauterio, etc), destinados a suplir los emuntorios naturales.) aparato digestivo, riñones, hígado y pie principalmente se acumulan de forma paulatina produciendo el ensuciamiento celular. Pues bien, en el caso de la fibromialgia las células que se ensuciarían serían las de los músculos los tendones y las neuronas. Seignalet agrega que el ensuciamiento celular se debe básicamente a cinco motivos:
  • El consumo de cereales, la ingesta de leche animal y sus derivados, la cocción de los alimentos por encima de 120 grados y/o durante tiempo prolongado, el refino de los aceites y la actual contaminación alimenticia con la consiguiente carencia de vitaminas y minerales.
Asegura que basta seguir su Régimen Ancestral o Hipotóxico para obtener la mejoría o cura en el 80% de los casos de fibromialgia. José Antonio Campoy autor de La Dieta Definitiva, coincide con Seignalet y agrega que las personas con fibromialgia deberían ante todo hacerse un test de sensibilidad para detectar si algunos alimentos pueden estar detrás del problema y eliminarlos de la dieta. Recordando que hay un grupo de ellos que son la causa del 80-90% de las intolerancias:
  • El gluten, la lactosa de la leche, la cafeína, algunos frutos secos (almendras, nueces y cacahuetes), la mayor parte de los cereales (avena, cebada, centeno maíz y trigo) y los carbohidratos refinados en general. 

Todos estos alimentos están prohibidos en La Dieta Definitiva son muchas las personas que al hacerla para adelgazar se han encontrado paralelamente con una mejora notable de sus dolencias, incluidas las reumatológicas (tanto en casos de Fibromialgia como de fatiga crónica). Asimismo recomienda averiguar el nivel de metales pesados en el organismo por si procede hacer una *quelación intravenosa con EDTA y descartar una posible contaminación electromagnética.

* Quelacion. Es una reacción química donde se aplica endovenosamente una solución de un compuesto llamado EDTA (acido tetra diaminoetilacetico) que se usa para tratar algunas intoxicaciones y en tratamiento en para el endurecimiento de arterias. La Quelación es un proceso químico por el cual un metal o un mineral (como plomo, mercurio, cobre, arsénico, aluminio, calcio, etc.) se liga con otra substancia. Es un proceso básico en la vida misma, y tiene lugar en nuestro cuerpo en todo momento.

Ejercicio aeróbico

Cualquier forma de ejercicio aeróbico se ha demostrado eficaz en la Fibromialgia. El paciente que mantiene ejercicio físico aeróbico regular mejora el dolor, la ansiedad y la calidad de vida en general, pero no existe evidencia de que mejore la fatigabilidad, la función física o la depresión (enlace externo).

No existe evidencia de que el realizado en una piscina sea superior a caminar, ir en bicicleta o andar enérgicamente. La posición en la bicicleta acostumbra a ser mal tolerada por los enfermos con Fibromialgia. No está demostrado que la práctica de ejercicio en grupo o en un centro especializado sea superior a la práctica individual, pero sí mejora la adhesión y continuación del programa.

Cuando se cesa en la práctica del ejercicio, el paciente empeora de nuevo, es decir, hay que mantener el ejercicio de forma continuada. De hecho, existen estudios que indican un empeoramiento si se cesa en la práctica del ejercicio tras un programa de larga duración. En todo caso, la práctica de ejercicio regular debe ser considerada un hábito higiénico y no un tratamiento curativo. Cuando un enfermo con Fibromialgia no tolera el ejercicio, debe ser reevaluado a la búsqueda de otras patologías.

Tratamiento psicológico

Aunque la Fibromialgia NO es una enfermedad mental, aproximadamente un 30% de enfermos con Fibromialgia presentan de forma coexistente y muchas veces, secundaria a la enfermedad, ansiedad y/o depresión que precisan un tratamiento prioritario. Es importante remarcar que casi el 78% de pacientes con ansiedad y depresión manifiestan dolor como síntoma relevante.

Algunos estudios, ahora en cuestión, han sugerido que dicha coexistencia podría estar favorecida por un déficit de Vitamina D. La Vitamina D es una vitamina que se disuelve en las grasas y puede acumularse en el organismo produciendo efectos secundarios importantes (piedras en el riñón, vómitos, debilidad muscular, etc.). No la tome si no es bajo prescripción médica y seguimiento. (Enlace externo).

El objetivo del tratamiento, excepto en casos que requieren enfoque individualizado es controlar los aspectos emocionales (depresión-ansiedad), cognitivos, conductuales y sociales que potencian el cuadro clínico de la Fibromialgia. El grado de mejoría con estas técnicas es discreto y debe ser combinado con un programa de ejercicio físico. La eficacia del tratamiento psicológico está sometida a debate y es, en la mayoría de los estudios, muy escasa. Este tratamiento puede efectuarse en forma de sesión de grupo pero siempre conducido por un profesional psicólogo que conozca la enfermedad.

Tratamientos alternativos

La acupuntura y la auticuloterapia con semillas de artemisa (absenta), han demostrado un cierto grado de eficacia en el control del dolor de la Fibromialgia, hasta el punto de que se aplica, de forma anecdótica, en algún hospital de la red pública de salud con informe positivo de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de la Junta de Andalucía.

La Balneoterapia ha demostrado mejorar la percepción de dolor y cansancio del enfermo con Fibromialgia y recientemente se ha propuesto, para justificar esta mejoría, un efecto bioquímico sobre mediadores de inflamación (enlace externo).

Algunas formas de hipnosis también parecen ser eficaces, con datos preliminares, como forma complementaria de tratamiento.

Muchos otros tratamientos o pseudotratamientos no han demostrado ninguna eficacia o bien no se dispone de ningún dato contrastado que permita su indicación de forma responsable.

Tratamientos Experimentales o Compasivos (Sensibles)

Algunos síntomas que acompañan frecuentemente a la FM. Fibromialgia, como el Síndrome del Intestino Irritable, requieren un activo tratamiento pues constituyen una de las mayores quejas de los pacientes. Planteamientos quirúrgicos controvertidos, como la cecopexia (fijación del ciego móvil, una parte del colon, a la pared abdominal), pueden ayudar a algunos pacientes bien seleccionados aunque se trata de una técnica muy controvertida y de escaso nivel de evidencia científica respecto a su eficacia.

En los últimos dos años, se han publicado algunos estudios preliminares que sugieren el interés de un derivado del paracetamol (NCX701) que promueve la liberación de óxido nítrico (nitro-paracetamol) y parece ser eficaz en el dolor neurogénico.

La utilización de antagonistas del 5-HT3 (inhibidores de la Serotonina), utilizados habitualmente en los vómitos inducidos por la quimioterapia, de forma paradójica, parece ser de utilidad en el subgrupo de enfermos con dolor sin componente psiquiátrico (enlace externo).

Algunos estudios han aportado evidencias discretas acerca de que la utilización, en dosis bajas, de fármacos antipsicóticos (neuroléptico), (olanzapina (mal tolerada) y quetiapina, haloperidol, entre otros), podría ser eficaz en el control del dolor y de algunos otros síntomas importantes en la Fibromialgia, como el trastorno del sueño o la distimia. Por el momento, esta opción terapéutica tiene un bajo nivel de eficacia demostrada y debe ser reservada para casos concretos a criterio del especialista.

Diversos fármacos están en fase de ensayos clínicos para determinar su eficacia y seguridad en el tratamiento de la Fibromialgia (enlace externo), uno de ellos (agosto 2010), la Droxidopa, ya ha entrado en ensayo clínico de fase II con buenos resultados.

Incapacidad laboral

La evaluación de la discapacidad en enfermos con Fibromialgia es compleja y controvertida, esencialmente por la falta de una medida objetiva del dolor en un contexto de escepticismo por parte de los agentes evaluadores.

Pese a que el impacto funcional de la Fibromialgia es importante comparativamente con otras patologías, la inmensa mayoría de enfermos con Fibromialgia pueden mantener actividad laboral con adaptaciones, como por ejemplo, entrar más tarde a trabajar, disminuir el tiempo de jornada laboral, disminuir los días trabajados y/o pasar a ocupar puestos de menor agotamiento (físico o mental) o consumo energético. Mantener esta actividad mejora la autoestima y el pronóstico en el medio y largo plazo.

Se estima que entre un 20 y un 30 % de casos requeriría una incapacidad para su profesional habitual si se produjesen estas adaptaciones y que entre un 10 y un 17 % requerirá una incapacidad absoluta.

La evaluación del contexto y determinadas pruebas físicas como la Prueba de Esfuerzo (Carga Incremental) o el Test de Marcha de Seis minutos (Carga Constante), pueden ser relativamente útiles en la valoración de la capacidad funcional.

Consultar. Bruxismo (chirriar de dientes) y Síndrome Temporo Mandibular, muy habituales en la Fibromialgia.

Ayudar a un enfermo de fibromialgia

En el entorno familiar muchas veces el manejo de estas enfermedades suele ser un agravante al no aportar comprensión los miembros de la familia o tomar actitudes equivocadas creyendo que están "ayudando" al enfermo.

Algunas frases que NO hay que decir a un enfermo de fibromialgia o enfermo crónico:
  • Es todo psicológico.
  • Solo estas deprimido.
  • No parece que estés enfermo.
  • Todo el mundo se cansa.
  • Simplemente tienes un mal día.
  • No puede ser tan malo.
  • Ojala yo tuviera tiempo para descansar más.
  • Te estás haciendo mayor.
  • Deberías hacer más ejercicio
  • Hay mucha gente que está peor que tú.
  • Necesitas ser más optimista.
  • Ya se te pasara.
Estas frases demuestran un desinterés por parte de los que lo dicen y claramente no ayudan al enfermo. Todos los enfermos de fibromialgia necesitan ser comprendidos y necesitan el cariño de las personas queridas que lo rodean. Es necesario que todos entendamos eso para empezar a ayudar. Tanto si se convive como si no, es importante brindar el cariño y comprensión a los enfermos de fibromialgia.




Diagnóstico y Tratamiento de la Fibromialgia.  1 de 7 / 2 de 7 / 3 de 7 / 4 de 7 / 5 de 7 / 6 de 7 / 7 de 7.




Enlaces externos


 

Lo más leido

Consumo ecológico libre de transgénicos (OMG) y tóxicos. Más salud para el cuerpo y medio ambiente

Image and video hosting by TinyPic

Transgénicos. OMG. Organismos Modificados Genéticamente

Image and video hosting by TinyPic

Guía roja y verde de alimentos transgénicos

OMG. Greenpeace publica una guía en varios países en la que aparecen dos listas de marcas, productos y fabricantes, situados en Rojo o en Verde en función de su política en materia de transgénicos.

Documental. Marie-Monique Robin "El mundo según Monsanto", informa sobre los productos que comercializa Monsanto, empresa líder en la producción de semillas transgénicas. La historia judicial de Monsanto (empresa que cuenta las denuncias por cientos)

Transgénicos: Monsanto amenaza mundial

En los años 60, la compañía Monsanto contribuyó a la contaminación, muerte y enfermedad de millones de personas durante la guerra de Vietnam. En esa época se rociaron 80 millones de litros de herbicidas sobre Vietnam. Entre esos productos estaba el Agente Naranja, fabricado por Monsanto. Se destruyeron bosques, campos de arroz, cosechas enteras, envenenaron las aguas y provocaron graves daños al medio ambiente y a la población, provocando enfermedades como cáncer y defectos de nacimiento. Aún hoy hay niños que nacen con deformidades provocadas por el contacto de las madres con estas sustancias. La compañía Monsanto se ha convertido ahora en una empresa agrícola. Es la principal productora de semillas y controla gran parte del sistema agroalimentario, a través de una estructura de redes a nivel mundial.

No conforme con lo anterior, quiere controlar también el agua, que es un elemento esencial para la vida y un recurso indispensable para la producción agrícola. Así, con el control de las semillas y del agua en el mundo, la empresa, junto con otras pocas multinacionales, se aseguran la producción completa de la cadena alimenticia.

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean GM genéticamente modificados como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo. En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas Genéticamente Modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

Electromagnetismo: el asesino silencioso

Rodeados de tóxicos. Nuevas enfermedades y contaminación química

Vivimos rodeados de tóxicos, nos llegan a través de la comida, el agua, los productos de limpieza, pesticidas, cosméticos, etc. Generando problemas en nuestra salud. Uno de los aspectos sanitarios más graves de cuantos en estos momentos afectan a en la sociedad.

El hombre ha creado más de 100.000 sustancias químicas sintéticas que no estaban presentes en la naturaleza, y sólo una mínima parte de ellas ha sido debidamente estudiada en cuanto a sus posibles riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Algunos ejemplos de tóxicos a nuestro alrededor: BPA. Bisfenol A, Compuestos perfluorados, plástico policarbonato, ftalatos, pesticidas, dioxinas, etc., la lista es interminable.

Son ya demasiados los datos que indican que muchas sustancias químicas pueden estar teniendo un gran peso en la carga social de enfermedades.

Las enfermedades 'químicas'

Las alergias primaverales vendrán con fuerza Efectos de salud negativos del plástico Comida enlatada, científicos encontraron un vínculo entre el consumo y un incremento en las concentraciones de bisfenol A, compuesto tóxico. Muchas latas contienen un recubrimiento de resinas de bisfenol A

FDA. El bisfenol A (BPA) es un químico industrial que ha estado presente en muchas botellas de plástico duro y el metal basado en los alimentos y latas de bebidas desde 1960

Niveles diarios de exposición efectos tóxicos e Ingesta Diaria Tolerable (IDT)

EN MARZO DE 2011 LOS BIBERONES EN EUROPA NO DEBEN CONTENER BISFENOL A (BPA), SUSTANCIA TOXICA CON GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD.

La Comisión Europea (Bruselas) no tiene planes para restringir más o prohibir el bisfenol A en otros materiales en contacto con alimentos, confirmó que NO tenía la intención de extender su prohibición a materiales tales como los revestimientos epóxicos de las latas de alimentos y bebidas. La prohibición solo afectará su uso en los biberones de policarbonato.

Se prohíbe el uso del bisfenol A para la fabricación de biberones a base de policarbonatos para lactantes

Entrada en vigor de la Prohibición del uso de Bisfenol A en biberones (Directiva 2011/8/UE)

Sistema de codificación SPI

El sistema de codificación de SPI (Sociedad de Industrias de Plástico) es un medio para identificar los residuos de plástico que usamos cotidianamente, tanto en casa como en la industria. Esta codificación es aceptada mundialmente. La gran mayoría de los envases de plástico se hace con una de estas resinas.

1. PET - Polietileno tereftalato.

2. HDPE - Polietileno de alta densidad.

3. PVC o Vinilo - Cloruró de polivinilo. PROHIBIDO para envasar productos alimenticios.

4. LDPE - Polietileno de baja densidad.

5. PP - Polipropileno.

6. PS - Poliestireno. PROHIBIDO para envasar productos alimenticio.

7. O (Otros) - Otros plásticos, incluye materiales elaborados con más de una de las resinas de las categorias 1 al 6 u otros o con una combinación o con una combinación de estas, incluyendo ABS, PC, PMMA, fibra de vidrio (GRP o GFRP), nylon (poliamida PA), policarbonato, y ácido poliláctico (PLA) un (bioplástico), y combinaciones de múltiples capas de diferentes plásticos.

9. ABS - Acrilonitrilo butadieno estireno. De alto impacto y resistentes a productos quimicos.

Image and video hosting by TinyPic

SPI. Sistema de identificación. Codificación internacional para los distintos plásticos (resinas)

Símbolos de reciclaje, identificarlos permite saber más sobre los productos y envases Internacional Universal códigos de reciclaje

Tóxicos a evitar

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicLa fitoterapia, conocida también como herbolaria, es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos, para prevención o tratamiento de patologías. Realiza un estudio cuyo objeto es todo material de origen vegetal con utilidad o finalidad terapéutica, siendo propio de la terapéutica la prevención, atenuación o curación de un estado patológico. La materia prima vegetal de la que hace uso, sometida a los procedimientos galénicos adecuados permite obtener lo que se conoce como fitofármaco.

Los registros más fiables datan el concepto de fitoterapia desde el imperio Sumerio en el año 3000 a.C.

La fitoterapia pertenece al ámbito de la medicina y se relaciona estrechamente con la botánica y el estudio del metabolismo secundario vegetal, no formando de las Ciencias Farmacéuticas, es ejercido por médicos y por fitoterapeutas.

La fitoterapia moderna, se basa en el conocimiento de la Farmacología, y considera los aspectos farmacodinámicos y farmacocinéticos de los medicamentos basados en plantas medicinales, en estudios preclínicos y clínicos.

El farmacéutico no se dedica al tratamiento de patologías sino al estudio de medicamentos. La farmacéutica tiene su aproximación a la fitoterapia en la farmacognosia, que da cuenta de los constituyentes químicos de las plantas o de sus órganos o partes y de las propiedades farmacológicas de estos.

Fitoterapia. Hierbas Medicinales, infusiones, plantas con propiedades curativas