Alimentos transgénicos alimentan a las multinacionales y corporaciones transgénicas (OMG)


A comienzos del siglo XXI el hombre está en condiciones de penetrar en el código de la vida y mediante herramientas como la ingeniería genética poder modificar genes, trasladarlos de una a otra especie o eliminarlos. Con las técnicas del ADN llegará un momento en el que los científicos podrán hacer realidad sus deseos o sueños y plasmarlos en nuevos seres que serían un reflejo de sus propias inquietudes.  

Y si fuera así ¿qué límites tendría este proceso? Tal vez fuera imparable. Con los conocimientos disponibles, en base a las aplicaciones de la ciencia y con unos argumentos altruistas, como acabar con el hambre en el mundo, el hombre puede caer en una sobre valoración de sus capacidades y de sus funciones y tener la tentación de “crear” nuevas especies. Por eso muchas personas ven en la biotecnología un riesgo, un ejemplo más de las autodestructoras aspiraciones del ser humano a jugar a ser Dios. Sin embargo, a pesar de toda nuestra tecnología, no somos capaces de crear nada, solamente tomamos lo que la naturaleza nos ofrece y lo alteramos para nuestros fines. Las cuestiones de cómo tratamos a los otros seres y al mundo que nos rodea depende de los valores humanos y del sentido ético que tengamos.

(Génesis, 2-29), “Creced y dominad la tierra y los árboles que dan sus frutos...: os servirá de alimento” 

 
La superficie mundial de cultivos transgénicos creció en 12 millones de hectáreas en 2011. Hay 160 millones de hectáreas sembradas por 16,7 millones de agricultores en 29 países, según un informe que presentará el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas (ISAAA) en Manila el jueves. La cifra representa un incremento del 8% respecto a 2010.

Diecinueve de los 29 países que cultivan semillas modificadas genéticamente son países en vías de desarrollo y, principalmente, por parte de pequeños agricultores. A nivel europeo, los estados de la Unión Europea alcanzaron 114.624 hectáreas, de las que 97.326 ha de maíz Bt se cultivan en España, que se mantiene como el país con mayor superficie de cultivos biotecnológicos.

El informe señala que, desde que los cultivos transgénicos fueron aprobados de manera comercial en 1996, su implantación ha crecido «vertiginosamente» cada año: el «mayor crecimiento en la historia de la agricultura moderna». Y en 2011 han batido el récord de adopción.

Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas fueron Estados Unidos (69 millones de ha); Brasil (30,3 millones); Argentina (23,7 millones); India (10,6 millones); Canadá (10,4 millones); China (3,9 millones); Paraguay (2,8 millones); Pakistán (2,6 millones); Sudáfrica (2,3 millones) y Uruguay (1,3 millones).

Por tipo de cultivo, la soja transgénica (75,4 millones de ha) continuó como el principal cultivo biotecnológico, ya que representa el 47% de la superficie total sembrada con semillas transgénicas. Le sigue el maíz transgénico (51 millones); el algodón transgénico (24,7 millones) y la colza (8,2 millones).

Europa sigue «en el vagón de cola» a pesar de que experimentó un crecimiento del 25%, pero se consolida en el cultivo de semillas modificadas genéticamente, al reunir ocho países donde se sembraron 114.624 hectáreas en 2011, 23.186 más que en 2010. Los cultivos estrella en la UE son el maíz transgénico, el maíz Bt que crece y la patata Amflora que se reduce.

España, República Checa, Portugal, Eslovaquia, Rumanía y Polonia siguieron cultivando maíz transgénico (114.607 hectáreas), casi 23.500 hectáreas más que el ejercicio anterior. Por su parte, Alemania y Suecia mantuvieron el cultivo de la patata transgénica Amflora, con un total 17 hectáreas, 228 menos que el año anterior.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, España «continúa, un año más, a la vanguardia europea, al contar con 97.326 hectáreas de cultivo de maíz transgénico; lo que representa el 26,5% del total sembrado en el país».

Por comunidades autónomas, Aragón es la que mayor superficie destina a la siembra de maíz Bt, con 41.368 hectáreas; 12.716 más que en 2010. A continuación se sitúan Cataluña y Extremadura, con 29.632 y 10.567 hectáreas respectivamente e incrementos de 1.374 y 2.797 hectáreas en cada una de ellas.




Monsanto es un mundo donde la producción agrícola está en manos de una multinacional. Es un mundo donde Monsanto controla las semillas a través de los transgénicos. Y es un mundo con poca biodiversidad, con problemas jurídico-legales y con una contaminación ambiental muy fuerte.


La soja transgénica es oro para la multinacional propietaria de la semilla, para los grandes productores y las empresas multinacionales. Sin embargo, es un negocio muy discutido por muchos sectores que consideran que provoca muchos daños y deja pocos beneficios en los lugares donde se cultiva. Un equipo de 'En Portada' viajó hasta Argentina y Paraguay, dos países que junto con Brasil están entre los grandes productores y exportadores de soja transgénica del mundo.


Monsanto ha patentado diversas semillas Modificadas Genéticamente, es la mayor promotora de los alimentos transgénicos. Su más famosa semilla de soja se modificó para que fuera resistente al herbicida patentado por la misma compañía, y así cultivar la semilla aplicando el biácida consiguiendo gran rentabilidad con poco trabajo. Hoy día el 60% de los productos de alimentación que hay en el mercado tiene esta especie de soja o derivados como la lecitina, además de los restos del herbicida de Monsanto.

 

Lo más leido

Consumo ecológico libre de transgénicos (OMG) y tóxicos. Más salud para el cuerpo y medio ambiente

Image and video hosting by TinyPic

Transgénicos. OMG. Organismos Modificados Genéticamente

Image and video hosting by TinyPic

Guía roja y verde de alimentos transgénicos

OMG. Greenpeace publica una guía en varios países en la que aparecen dos listas de marcas, productos y fabricantes, situados en Rojo o en Verde en función de su política en materia de transgénicos.

Documental. Marie-Monique Robin "El mundo según Monsanto", informa sobre los productos que comercializa Monsanto, empresa líder en la producción de semillas transgénicas. La historia judicial de Monsanto (empresa que cuenta las denuncias por cientos)

Transgénicos: Monsanto amenaza mundial

En los años 60, la compañía Monsanto contribuyó a la contaminación, muerte y enfermedad de millones de personas durante la guerra de Vietnam. En esa época se rociaron 80 millones de litros de herbicidas sobre Vietnam. Entre esos productos estaba el Agente Naranja, fabricado por Monsanto. Se destruyeron bosques, campos de arroz, cosechas enteras, envenenaron las aguas y provocaron graves daños al medio ambiente y a la población, provocando enfermedades como cáncer y defectos de nacimiento. Aún hoy hay niños que nacen con deformidades provocadas por el contacto de las madres con estas sustancias. La compañía Monsanto se ha convertido ahora en una empresa agrícola. Es la principal productora de semillas y controla gran parte del sistema agroalimentario, a través de una estructura de redes a nivel mundial.

No conforme con lo anterior, quiere controlar también el agua, que es un elemento esencial para la vida y un recurso indispensable para la producción agrícola. Así, con el control de las semillas y del agua en el mundo, la empresa, junto con otras pocas multinacionales, se aseguran la producción completa de la cadena alimenticia.

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean GM genéticamente modificados como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo. En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas Genéticamente Modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

Electromagnetismo: el asesino silencioso

Rodeados de tóxicos. Nuevas enfermedades y contaminación química

Vivimos rodeados de tóxicos, nos llegan a través de la comida, el agua, los productos de limpieza, pesticidas, cosméticos, etc. Generando problemas en nuestra salud. Uno de los aspectos sanitarios más graves de cuantos en estos momentos afectan a en la sociedad.

El hombre ha creado más de 100.000 sustancias químicas sintéticas que no estaban presentes en la naturaleza, y sólo una mínima parte de ellas ha sido debidamente estudiada en cuanto a sus posibles riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Algunos ejemplos de tóxicos a nuestro alrededor: BPA. Bisfenol A, Compuestos perfluorados, plástico policarbonato, ftalatos, pesticidas, dioxinas, etc., la lista es interminable.

Son ya demasiados los datos que indican que muchas sustancias químicas pueden estar teniendo un gran peso en la carga social de enfermedades.

Las enfermedades 'químicas'

Las alergias primaverales vendrán con fuerza Efectos de salud negativos del plástico Comida enlatada, científicos encontraron un vínculo entre el consumo y un incremento en las concentraciones de bisfenol A, compuesto tóxico. Muchas latas contienen un recubrimiento de resinas de bisfenol A

FDA. El bisfenol A (BPA) es un químico industrial que ha estado presente en muchas botellas de plástico duro y el metal basado en los alimentos y latas de bebidas desde 1960

Niveles diarios de exposición efectos tóxicos e Ingesta Diaria Tolerable (IDT)

EN MARZO DE 2011 LOS BIBERONES EN EUROPA NO DEBEN CONTENER BISFENOL A (BPA), SUSTANCIA TOXICA CON GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD.

La Comisión Europea (Bruselas) no tiene planes para restringir más o prohibir el bisfenol A en otros materiales en contacto con alimentos, confirmó que NO tenía la intención de extender su prohibición a materiales tales como los revestimientos epóxicos de las latas de alimentos y bebidas. La prohibición solo afectará su uso en los biberones de policarbonato.

Se prohíbe el uso del bisfenol A para la fabricación de biberones a base de policarbonatos para lactantes

Entrada en vigor de la Prohibición del uso de Bisfenol A en biberones (Directiva 2011/8/UE)

Sistema de codificación SPI

El sistema de codificación de SPI (Sociedad de Industrias de Plástico) es un medio para identificar los residuos de plástico que usamos cotidianamente, tanto en casa como en la industria. Esta codificación es aceptada mundialmente. La gran mayoría de los envases de plástico se hace con una de estas resinas.

1. PET - Polietileno tereftalato.

2. HDPE - Polietileno de alta densidad.

3. PVC o Vinilo - Cloruró de polivinilo. PROHIBIDO para envasar productos alimenticios.

4. LDPE - Polietileno de baja densidad.

5. PP - Polipropileno.

6. PS - Poliestireno. PROHIBIDO para envasar productos alimenticio.

7. O (Otros) - Otros plásticos, incluye materiales elaborados con más de una de las resinas de las categorias 1 al 6 u otros o con una combinación o con una combinación de estas, incluyendo ABS, PC, PMMA, fibra de vidrio (GRP o GFRP), nylon (poliamida PA), policarbonato, y ácido poliláctico (PLA) un (bioplástico), y combinaciones de múltiples capas de diferentes plásticos.

9. ABS - Acrilonitrilo butadieno estireno. De alto impacto y resistentes a productos quimicos.

Image and video hosting by TinyPic

SPI. Sistema de identificación. Codificación internacional para los distintos plásticos (resinas)

Símbolos de reciclaje, identificarlos permite saber más sobre los productos y envases Internacional Universal códigos de reciclaje

Tóxicos a evitar

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicLa fitoterapia, conocida también como herbolaria, es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos, para prevención o tratamiento de patologías. Realiza un estudio cuyo objeto es todo material de origen vegetal con utilidad o finalidad terapéutica, siendo propio de la terapéutica la prevención, atenuación o curación de un estado patológico. La materia prima vegetal de la que hace uso, sometida a los procedimientos galénicos adecuados permite obtener lo que se conoce como fitofármaco.

Los registros más fiables datan el concepto de fitoterapia desde el imperio Sumerio en el año 3000 a.C.

La fitoterapia pertenece al ámbito de la medicina y se relaciona estrechamente con la botánica y el estudio del metabolismo secundario vegetal, no formando de las Ciencias Farmacéuticas, es ejercido por médicos y por fitoterapeutas.

La fitoterapia moderna, se basa en el conocimiento de la Farmacología, y considera los aspectos farmacodinámicos y farmacocinéticos de los medicamentos basados en plantas medicinales, en estudios preclínicos y clínicos.

El farmacéutico no se dedica al tratamiento de patologías sino al estudio de medicamentos. La farmacéutica tiene su aproximación a la fitoterapia en la farmacognosia, que da cuenta de los constituyentes químicos de las plantas o de sus órganos o partes y de las propiedades farmacológicas de estos.

Fitoterapia. Hierbas Medicinales, infusiones, plantas con propiedades curativas