Lumbalgia o dolor lumbar


Las estimaciones más optimistas calculan que el 80% de la población ha padecido o padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida. La mayoría se cura espontáneamente, sin recurrir a ningún tratamiento médico. Pero con más frecuencia de la deseada muchos pacientes son sometidos a un exceso de pruebas para diagnosticar su mal, reciben terapias que no siempre son las más eficaces y, en el peor de los casos, producen más daños que beneficios. 

 
El tratamiento de la lumbalgia se complica aún más porque intervienen distintos especialistas (reumatólogos, médicos de familia, neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores...) que aplican fórmulas diferentes ante un mismo paciente y, a veces, contradictorias.

Lumbalgia o lumbago significa dolor procedente o localizado en la zona lumbar pero el término no específica cual es la causa concreta del dolor. En la enorme mayoría de los casos el dolor es de origen mecánico- funcional, es decir, de una aberrante función articular de las vértebras lumbares y que además puede presentarse asociado a otros factores influyentes contracturas musculares, hernias discales, escoliosis, como artrosis (desgaste), etc. 

Contrariamente a lo que se decía tradicionalmente, la artrosis (desgaste) a pesar de estar relacionada, no es una de las causas del dolor de columna. Se han realizado ya varios estudios para determinar la relación entre la evidencia radiográfica de artrosis y el dolor de la columna, y demostraron que no existe ninguna relación y que la artrosis tiene la misma incidencia en las personas con dolor que en las que no lo tienen. 

Es decir que puede estar presente en el paciente pero no es la causa sino más bien una consecuencia de la causa real.

Vértebras lumbares

En algunos casos, aunque pocos, el origen puede ser otro como una fractura, tumoración, o referido de algún órgano interno. Por eso es importante determinar la causa en concreto mediante un examen completo. De todas maneras, más del 90% del dolor lumbar está causado en realidad por las patologías funcionales de columna (como por ejemplo; hipomovilidad articular, compresión de un nervio, miofascitis, etc.) y no las patologías estructurales (como por ejemplo; tumor, desgaste, hernia discal, etc.).

La zona lumbar es una zona muy vulnerable de nuestro cuerpo, que está constantemente sometida a esfuerzos, malas posturas, traumatismos, usos incorrectos, defectos hereditarios, etc. 

Entre los factores de riesgo están: Malos hábitos posturales, episodios previos de dolor de espalda, bajo estado de forma física, sedentarismo, falta de fuerza y resistencia de la musculatura de la columna, traumatismos/ accidentes previos, trabajos físicos pesados, conducir o estar sentado durante tiempo prolongado, movimientos con combinación de flexión del tronco y rotación, exposición frecuente a vibraciones (Ej.; máquinas o vehículos), tareas repetitivas, edad avanzada, patologías congénitas, sobrepeso, escoliosis, tratamientos con corticoesteroides, osteoporosis, alcohol, drogas, problemas psicosociales, cáncer, tabaco, infecciones, patologías circulatorias, estrés e insatisfacción laboral.

Todo esto puede dar lugar a dolorosos problemas lumbares que casi siempre pueden ser tratados sin cirugía, ya que la cirugía sólo ha de ser considerada en aquellos casos en los que el tratamiento conservador no ha tenido éxito en controlar dolores graves o crónicos, o síntomas neurológicos. En cuyo caso siempre se ha de consultar con varios profesionales distintos antes de dar este paso. Es preciso identificar cual es el tipo de problema funcional o estructural que origina los síntomas para aplicar el tratamiento especifico y así evitar la cirugía en los casos que sea posible. 

Algunas fuentes de origen de dolor lumbar, vista posterior-lateral.

Estadísticamente, 8 de cada 10 personas sufrirán de dolores lumbares en algún momento de sus vidas y esta es la principal causa de baja laboral en el mundo occidental. También es uno de los problemas de salud más costosos para nuestra industria y sociedad por la pérdida de días de trabajo y costo de su tratamiento. De manera que el dolor lumbar se puede considerar un mal endémico (se aplica a la enfermedad que se desarrolla habitualmente en una región determinada).

Es importante la diferenciación de la llamada "Lumbalgia Inflamatoria" que debe cumplir los siguientes criterios:

Mayores (obligatorios):
  • Lumbalgia crónica
  • Edad < 45 años

Menores (debe cumplir, al menos, 2 de los 4):
  • Rigidez matinal superior a 30 minutos.
  • Mejoría con el ejercicio pero no con el reposo.
  • Despertar en la segunda mitad de la noche por el dolor.
  • Dolor en nalga alternante.
La determinación del cumplimiento de los criterios de Lumbalgia Inflamatoria obliga a descartar otras enfermedades, como por ejemplo la Espondiloartritis Anquilosante o la Artritis Psoriásica, entre otras.
 
En 1999 la Comisión Europea lanzó el «COST B13», un programa para intentar poner orden en esta situación y fijar unos criterios de prevención, diagnóstico y tratamiento que sólo estuvieran guiados por la evidencia científica. Durante cinco años, 48 expertos europeos en Reumatología, Neurocirugía, Medicina del Deporte, Traumatología, Fisioterapia y otras especialidades implicadas han estudiado de forma pormenorizada los centenares de estudios científicos y guías que trataban la lumbalgia. El resultado es la primera Guía Europea para el Manejo del Dolor de Espalda, un documento pionero que echa por tierra muchos de los tratamientos utilizados en las consultas de toda Europa.

Consultar el resultado de este trabajo en los siguientes formatos:

Tratamiento de las lumbalgias

Si usted está padeciendo en estos momentos una lumbalgia, lo que puede hacer es aplicar una fuente de calor y frío en la zona dolorida durante 20 ó 30 minutos alternativamente, por ejemplo una manta eléctrica y después una bolsa de hielo envuelta en una toalla (recuerde que no debe calentar mucho la zona porque corre peligro de quemarse o congelarse). Puede realizarlo de una a cuatro veces al día.

Las Terapias Manuales como el Quiromasaje tienen una gran efectividad para aliviar el dolor. Incluso en casos leves puede eliminar el problema.

En muchas ocasiones, necesitará aliviar el dolor por medio de analgésicos, le recomendamos que acuda al médico para que le aconseje cuál de ellos es mejor para usted.

El tratamiento requiere semanas y en algunos casos, hasta meses. Lo más importante es mantener una disciplina que convierta la prevención de estos dolores como un hábito más en nuestras vidas, de no ser así, no podrá obtenerse o mantenerse un alivio del dolor. Vigilar bien las buenas posturas o practicar ejercicio regularmente son las mejores armas con las que contamos. 

Nuestro objetivo será siempre que el peso del cuerpo se distribuya en las dos piernas por igual (sobre las articulaciones y músculos de soporte del cuerpo) cuando andamos, cuando realizamos cualquier actividad (para que se encuentre lo más relajado posible) y cuando relajamos nuestro cuerpo.

Para dormir:
  • Asegúrese de que su colchón es duro o firme.
  • Duerma con una almohada muy fina o sin ella debajo de la cabeza.
  • Dormir de espaldas con las rodillas en alto, o de lado con las rodillas dobladas, alivia las molestias.
  • Ponga almohadas debajo de sus rodillas cuando se acueste.

 En la vida cotidiana:
  • Reducir el esfuerzo que su espalda realiza.
  • Evite el sobrepeso, realice una dieta sana y equilibrada.
  • Mantenga una buena postura: cabeza recta, hombros derechos y pecho hacia fuera.
  • De pie: Apoye su peso sobre los dos pies y la pelvis hacia dentro.
  • Sentado: busque sillas con respaldos rectos, apoye su columna contra el respaldo y no cruce las piernas.
  • Coger algún peso: Flexione las rodillas y las caderas para agacharse, mantenga la espalda recta.
  • La postura más adecuada es aquella en la que los hombros permanecen en una actitud de reposo (ni hacia delante ni hacia atrás). Nuestra mirada debe dirigirse hacia delante y nuestra cabeza al frente (escondiendo un poco la mandíbula). El peso de nuestro cuerpo debe estar compartido con el abdomen y las nalgas; deben estar ligeramente contraídos

Si son persistentes las molestias, acuda a su Médico para que le informe de algún soporte para la espalda (cinturones, corsés, fajas,…). Los masajes de espalda alivian el dolor.

EJERCICIOS PARA LA ESPALDA

Ejercicio sentado:
  • Colocar las manos en la nuca y girar el tronco de un lado a otro.
  • Colocar las manos en la espalda y echar los hombros hacia atrás hacia su límite.
  • Apoyar las manos en la silla, subir y bajar los hombros.
  • Desde la posición sentada, estirar nuestras manos en una pared e intentar pegar los brazos a la misma.
  • Llevar los brazos de delante hacia atrás.
  • Con los brazos elevados, abrir y cerrar los brazos.
  • Con los brazos en la horizontal, girar el tronco.
  • Realizar flexiones laterales de nuestro tronco.

Ejercicios tumbado boca arriba:
  • Elevar las piernas juntas y hacer la “tijera”.
  • Flexionar las piernas hasta el pecho e intentar estirarlas.
  • Con las piernas flexionadas, intentar levantar el tronco.
  • Elevando la cadera, intentar hacer mantener la postura.
  • Sentada en el suelo, levantar las piernas extendidas alternativamente.
  • Sentada en el suelo, estirar y doblar alternativamente cada pierna sin tocar el suelo.
  • Con las piernas abiertas y los brazos en cruz, tocar con la mano derecha el pie izquierdo.

Ejercicios tumbado boca abajo:
  • Con los brazos en cruz, intentar levantar nuestro tronco.
  • Con los brazos pegados al cuerpo, levantar el tronco.
  • Levantar los pies, la cabeza y los brazos a la vez e intentar aguantar la posición.

 Ejercicios de pie:
  • Apoyar nuestras manos en una pared y hacer flexiones con los codos.
  • Flexionar el tronco hasta la horizontal y elevarlo hasta la posición vertical.
  • Flexionar el tronco con la espalda recta intentando tocar la punta de nuestros dedos con nuestras dos manos.
  • Realizar el mismo ejercicio pero intentando tocar cada pie.
  • Realizar el mismo ejercicio pero con una mano.
  • Realizar flexiones laterales de nuestro tronco.
  • En posición de pie, flexionar al máximo las rodillas inclinando el tronco hacia delante hasta tocar el suelo con la punta de los dedos.
  • Con los brazos en la horizontal, girar el tronco.
  • Con las piernas ligeramente abiertas, girar los brazos en círculo.
 
 
10 consejos eficaces para el dolor lumbar
 
El tratamiento del dolor lumbar se alivia más efectivamente con remedios simples, aplicados de forma continuada, que con tratamientos de acción rápida. 

1. Ponte en forma. Las estadísticas indican que para evaluar la mejoría de una persona con un problema de espalda lo mejor es comprobar su capacidad aerobia. Eso quiere decir que si tienes un problema de espalda que no requiere cirugía, te interesa mejorar tu forma física. Un ejercicio muy eficaz es caminar llevando pequeños pesos en las manos.

2. Pisa en blando. El impacto de las pisadas en el asfalto genera un estrés físico que se transmite a la espalda y produce dolor. Ese dolor puede evitarse usando zapatos o plantillas que absorben el impacto y que se venden en zapaterías especiales y tiendas de deporte. Varios estudios han revelado que el 80% de las personas que padecen dolores de espalda notan rápida mejoría cuando cambian el calzado habitual por otro con almohadillas o suela que absorben el impacto. 

3. No descanses demasiado. Para un dolor de espalda agudo y puntual, nada como el descanso... en un primer momento. Luego, para estimular la circulación, tienes que levantarte y caminar al menos media hora cada tres horas. Si no, correrás el riesgo de quedarte rígido como una tabla y cualquier movimiento te producirían dolor. De hecho, el reposo en cama puede no ser beneficioso. Un estudio ha demostrado que las personas a las que se aconseja permanecer en cama una semana por un dolor de espalda pierden un 45% más días de trabajo en los tres meses siguientes que los que no superan los dos días de cama. 

4. Toma aspirina o paracetamol. El dolor de espalda se puede aliviar con cualquier calmante que tenga ácido acetilsalicílico, ibuprofeno o paracetamol, de venta sin receta. Si bien es conveniente tomarlos en cuanto aparece el dolor, no conviene hacerlo antes... “Por si el dolor aparece”.

5. Túmbate con las piernas en alto. Si pruebas esta técnica de relajación, seguro que repites (en todo caso, te conviene). Túmbate en el suelo, con las pantorrillas apoyadas en lo alto de una silla y las rodillas dobladas en un ángulo de 90º. Más que ninguna otra postura, esta posición reduce la presión en la espalda. Además, a la mayoría de la gente le resulta muy cómoda.

6. Antes de hacer ejercicio, calienta los músculos. Al igual que una banda elástica, los músculos sufren y se deterioran al estirarse por un movimiento brusco. Por eso, lo mejor es calentarlos con una marcha relajada y sostenida. Camina balanceando suavemente los brazos al andar y luego gírate lentamente de un lado al otro. Haz el movimiento varias veces antes de hacer ejercicios que exigen coger impulso o fuerza. 

7. Mantente recto, pero relajado. Para una espalda recta, no hace falta estar derecho como un poste. Los especialistas aconsejan una postura recta, pero relajada, lo mismo estando de pie que sentado. Es como menos tensión se ejerce sobre los músculos de la espalda.

8. Sumérgete en la piscina. Los ejercicios en el agua, (en especial los que incluyen una gran variedad de movimientos, como los que se hacen para aliviar la artritis), son la mejor forma de desoxidar esos músculos de la espalda que pocas veces utilizamos. También el yoga ayuda, siempre con el apoyo de personas que nos hagan avanzar de acuerdo a nuestras aptitudes y tolerancia. 

9. Túmbate sobre una pelota de tenis. Tiéndete en el suelo y coloca una pelota de tenis debajo de ti, de forma que presione un punto sensible. Deslízate sobre la pelota, empleando el peso del cuerpo, hasta que el dolor y la sensibilidad disminuyan.

10. Calienta el dolor. Masajee los puntos doloridos. El calor, sacos calientes (sacos térmicos), almohadillas eléctricas, botellas de agua caliente, alivian también los dolores lumbares.

 

Lo más leido

Consumo ecológico libre de transgénicos (OMG) y tóxicos. Más salud para el cuerpo y medio ambiente

Image and video hosting by TinyPic

Transgénicos. OMG. Organismos Modificados Genéticamente

Image and video hosting by TinyPic

Guía roja y verde de alimentos transgénicos

OMG. Greenpeace publica una guía en varios países en la que aparecen dos listas de marcas, productos y fabricantes, situados en Rojo o en Verde en función de su política en materia de transgénicos.

Documental. Marie-Monique Robin "El mundo según Monsanto", informa sobre los productos que comercializa Monsanto, empresa líder en la producción de semillas transgénicas. La historia judicial de Monsanto (empresa que cuenta las denuncias por cientos)

Transgénicos: Monsanto amenaza mundial

En los años 60, la compañía Monsanto contribuyó a la contaminación, muerte y enfermedad de millones de personas durante la guerra de Vietnam. En esa época se rociaron 80 millones de litros de herbicidas sobre Vietnam. Entre esos productos estaba el Agente Naranja, fabricado por Monsanto. Se destruyeron bosques, campos de arroz, cosechas enteras, envenenaron las aguas y provocaron graves daños al medio ambiente y a la población, provocando enfermedades como cáncer y defectos de nacimiento. Aún hoy hay niños que nacen con deformidades provocadas por el contacto de las madres con estas sustancias. La compañía Monsanto se ha convertido ahora en una empresa agrícola. Es la principal productora de semillas y controla gran parte del sistema agroalimentario, a través de una estructura de redes a nivel mundial.

No conforme con lo anterior, quiere controlar también el agua, que es un elemento esencial para la vida y un recurso indispensable para la producción agrícola. Así, con el control de las semillas y del agua en el mundo, la empresa, junto con otras pocas multinacionales, se aseguran la producción completa de la cadena alimenticia.

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean GM genéticamente modificados como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo. En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas Genéticamente Modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

Electromagnetismo: el asesino silencioso

Rodeados de tóxicos. Nuevas enfermedades y contaminación química

Vivimos rodeados de tóxicos, nos llegan a través de la comida, el agua, los productos de limpieza, pesticidas, cosméticos, etc. Generando problemas en nuestra salud. Uno de los aspectos sanitarios más graves de cuantos en estos momentos afectan a en la sociedad.

El hombre ha creado más de 100.000 sustancias químicas sintéticas que no estaban presentes en la naturaleza, y sólo una mínima parte de ellas ha sido debidamente estudiada en cuanto a sus posibles riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Algunos ejemplos de tóxicos a nuestro alrededor: BPA. Bisfenol A, Compuestos perfluorados, plástico policarbonato, ftalatos, pesticidas, dioxinas, etc., la lista es interminable.

Son ya demasiados los datos que indican que muchas sustancias químicas pueden estar teniendo un gran peso en la carga social de enfermedades.

Las enfermedades 'químicas'

Las alergias primaverales vendrán con fuerza Efectos de salud negativos del plástico Comida enlatada, científicos encontraron un vínculo entre el consumo y un incremento en las concentraciones de bisfenol A, compuesto tóxico. Muchas latas contienen un recubrimiento de resinas de bisfenol A

FDA. El bisfenol A (BPA) es un químico industrial que ha estado presente en muchas botellas de plástico duro y el metal basado en los alimentos y latas de bebidas desde 1960

Niveles diarios de exposición efectos tóxicos e Ingesta Diaria Tolerable (IDT)

EN MARZO DE 2011 LOS BIBERONES EN EUROPA NO DEBEN CONTENER BISFENOL A (BPA), SUSTANCIA TOXICA CON GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD.

La Comisión Europea (Bruselas) no tiene planes para restringir más o prohibir el bisfenol A en otros materiales en contacto con alimentos, confirmó que NO tenía la intención de extender su prohibición a materiales tales como los revestimientos epóxicos de las latas de alimentos y bebidas. La prohibición solo afectará su uso en los biberones de policarbonato.

Se prohíbe el uso del bisfenol A para la fabricación de biberones a base de policarbonatos para lactantes

Entrada en vigor de la Prohibición del uso de Bisfenol A en biberones (Directiva 2011/8/UE)

Sistema de codificación SPI

El sistema de codificación de SPI (Sociedad de Industrias de Plástico) es un medio para identificar los residuos de plástico que usamos cotidianamente, tanto en casa como en la industria. Esta codificación es aceptada mundialmente. La gran mayoría de los envases de plástico se hace con una de estas resinas.

1. PET - Polietileno tereftalato.

2. HDPE - Polietileno de alta densidad.

3. PVC o Vinilo - Cloruró de polivinilo. PROHIBIDO para envasar productos alimenticios.

4. LDPE - Polietileno de baja densidad.

5. PP - Polipropileno.

6. PS - Poliestireno. PROHIBIDO para envasar productos alimenticio.

7. O (Otros) - Otros plásticos, incluye materiales elaborados con más de una de las resinas de las categorias 1 al 6 u otros o con una combinación o con una combinación de estas, incluyendo ABS, PC, PMMA, fibra de vidrio (GRP o GFRP), nylon (poliamida PA), policarbonato, y ácido poliláctico (PLA) un (bioplástico), y combinaciones de múltiples capas de diferentes plásticos.

9. ABS - Acrilonitrilo butadieno estireno. De alto impacto y resistentes a productos quimicos.

Image and video hosting by TinyPic

SPI. Sistema de identificación. Codificación internacional para los distintos plásticos (resinas)

Símbolos de reciclaje, identificarlos permite saber más sobre los productos y envases Internacional Universal códigos de reciclaje

Tóxicos a evitar

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicLa fitoterapia, conocida también como herbolaria, es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos, para prevención o tratamiento de patologías. Realiza un estudio cuyo objeto es todo material de origen vegetal con utilidad o finalidad terapéutica, siendo propio de la terapéutica la prevención, atenuación o curación de un estado patológico. La materia prima vegetal de la que hace uso, sometida a los procedimientos galénicos adecuados permite obtener lo que se conoce como fitofármaco.

Los registros más fiables datan el concepto de fitoterapia desde el imperio Sumerio en el año 3000 a.C.

La fitoterapia pertenece al ámbito de la medicina y se relaciona estrechamente con la botánica y el estudio del metabolismo secundario vegetal, no formando de las Ciencias Farmacéuticas, es ejercido por médicos y por fitoterapeutas.

La fitoterapia moderna, se basa en el conocimiento de la Farmacología, y considera los aspectos farmacodinámicos y farmacocinéticos de los medicamentos basados en plantas medicinales, en estudios preclínicos y clínicos.

El farmacéutico no se dedica al tratamiento de patologías sino al estudio de medicamentos. La farmacéutica tiene su aproximación a la fitoterapia en la farmacognosia, que da cuenta de los constituyentes químicos de las plantas o de sus órganos o partes y de las propiedades farmacológicas de estos.

Fitoterapia. Hierbas Medicinales, infusiones, plantas con propiedades curativas