Alimentos y emociones. El placer de nutrir nuestros Yoes


Comes cuando no tienes hambre. Tienes afecto a algún alimento recurrente. Te alimentas para nutrir algo más que tu cuerpo.

Nuestros hábitos nos hablan para que les prestemos la atención que requieren. Cuando comes sin tener hambre estás utilizando la comida como una droga, lidiando con la pérdida, la enfermedad, el aburrimiento, el rechazo, la tristeza, la soledad o el vacío. La comida no es más que la intermediaria, el medio para lograr un fin: cambiar nuestras emociones en vez de pararnos a escucharlas.

Dietas, adicciones y el conocimiento del yo

No existen apegos alimenticios, existen carencias energéticas. Somos energía, nosotros y lo que nos rodea. A veces se trata de una energía más densa que podemos ver y tocar (nuestro cuerpo físico); otras energías son más sutiles y podemos percibirlas pero no verlas (nuestro cuerpo emocional y mental).

Existen tres cuerpos que conforman el yo: el físico, el emocional y el mental. Es importante que estos tres cuerpos estén en armonía y trabajen para un mismo fin, si cada uno va por caminos diferentes y desea cosas distintas, sólo conseguiremos que reine el caos y la confusión. En el fondo está nuestro yo más profundo que debemos aprender a conocer. Con el conocimiento energético de los alimentos y de las necesidades de nuestros cuerpos se genera sabiduría y libertad de acción. 

Entender el por qué de nuestros deseos nos aporta equilibrio y comprensión.
 
El desconocimiento de alguno de nuestros planos provoca desequilibrios, un claro ejemplo es el de las dietas. ¿Por qué fracasan la mayoría de las dietas? 

“la dieta más infalible resulta un gran fracaso porque dentro del nuevo cuerpo continua estando el mismo corazón roto”. Palabras de Geneen Roth


El hambre emocional nunca se puede resolver en el plano físico, “siempre que quieres comer cuando no tienes hambre o que no quieres dejar de hacerlo cuando ya estás llena, sabes que está pasando algo que requiere tu atención y afecto”. El utilizar los alimentos como tapadera o la adicción a la comida no son más que una meta, un anhelo, un intento, de conectar con ese lugar que está íntegro, crear ese momento en el que te dices a ti mismo: “quiero paz, tranquilidad, olvidarme de todo por un momento”.
 
El cuerpo físico

El cuerpo físico es el que vibra de forma más lenta de los tres, por eso podemos velo y tocarlo. Necesita tiempo para hacer cambios, lo que hoy le pasa a nuestro cuerpo físico no es el resultado de las acciones de ayer ni de la semana pasada sino que tarda años en mostrarlo.

Hay que darle a cada cuerpo el tipo de vibración que necesita, al cuerpo físico hay que darle alimentos físicos, primarios, naturales y cocinados de forma sencilla. La autora y terapeuta emocional Montse Bradford propone las siguientes indicaciones para nuestra comida principal del día:
  • Una clase de cereal integral en grano.
  • Una clase de proteína (legumbres, tofu, tempeh o pescado).
  • Un alga.
  • Una cocción larga de verduras de raíz y redondas, que nos proporcione el dulzor natural que necesitamos.
  • Una verdura verde, cocinada muy ligeramente para que nos dé la depuración que nuestro hígado necesita, además de proporcionarnos frescor, fibra, calcio, clorofila, hierro y textura crujiente
  • Una pequeña porción de semillas o frutos secos, germinados y pickels (verduras fermentadas naturales.
¿Qué sucede cuando un grupo de estos ingredientes no está?
  • La carencia de cereales (carbohidratos) que son los encargados de generar vitalidad, energía y tonicidad a nuestro sistema nervioso, hará que por la tarde nos sintamos ansiosos, con falta de energía, desconcentrados, con ganas de tomar bollería, galletas, chocolate o algún azúcar rápido para compensar la carencia del cereal.
  • La carencia de proteínas hará que por la tarde deseemos algo que nos llene, según la persona puede que le apetezca tomar chocolate, frutos secos, patatas fritas…
  • La carencia de algas (verduras del mar que tonifican nuestro sistema nervioso y circulatorio, además de remineralizar los huesos y alcalinizar nuestra sangre), generará apego a ciertos alimentos salados para compensar la deficiencia de minerales en nuestro cuerpo, tales como el jamón, los embutidos, quesos, snacks salados, sal cruda por encima de las comidas.
  • La carencia de verduras de raíz y redondas cocinadas en cocciones lentas (puesto que son las encargadas de aportarnos el dulzor natural que necesitamos y que nos hacen sentir más relajados y menos ansiosos) hará que busquemos ese dulzor en otros alimentos menos sanos como la bollería industrial, los postres, las galletas o el chocolate.
  • La carencia de verdura verde, necesaria para depurar el hígado y la vesícula biliar, hará que nos sintamos bloqueados, tensos, con mal humor, más agresivos e irritables.
El cuerpo emocional

El cuerpo emocional es un cuerpo al que la mayoría teme conocer, de niños nos educaron más en los libros que en las emociones y ahora de adultos, cuando no entendemos lo que pasa tendemos a “taparlo” en vez de indagar en nosotros y buscarle un por qué.

No podemos ver el cuerpo emocional pero sí sentirlo y cuando está en desequilibrio puede alterar todas nuestras funciones, tanto mentales como físicas. La palabra emoción en ingles es emotion, (e-motion) que es energía en movimiento. Nuestras emociones son energías en movimiento que pueden hacernos felices o hundirnos.

Tenemos que aprender a escuchar a nuestro cuerpo emocional, saber qué pautas de comportamiento tenemos cuando estamos decaídos o cuando estamos bien, depurarlo, alimentarlo y honrarlo a diario.

¿Qué clase de alimento satisface a tu cuerpo emocional? Escuchar música, pasear, pintar, meditar, estar en contacto con la naturaleza, sentir el afecto de tus seres queridos… cada persona es única y tiene que encontrar su forma. 

Al igual que al cuerpo físico lo alimentamos un mínimo de tres veces al día, el cuerpo emocional también debe nutrirse a diario porque es en el caso de desnutrición cuando utilizamos la comida como anestesia.

Clasificación extraída del libro de Alimentación y emociones de Montse Bradford, sobre alimentos extremos que nos generan emociones:
  • Emociones de agresividad, ira, impaciencia, inflexibilidad (cuando se ve afectado el hígado y la vesícula biliar),
  • Preocupaciones, exceso de pensamientos, apego al pasado, falta de autoconfianza y victimismo (cuando se ven afectados el estómago, el bazo y el páncreas),
  • Miedos, falta de coraje, estar cerrados a experiencias nuevas (cuando afectan a los riñones y la vejiga),
  • Emociones cerradas, estancamiento de energía, falta de comunicación y aislamiento (cuando afectan a los pulmones).
  • Energía extrema yin: Energía centrífuga, expansiva, vibración muy rápida, genera evasión, dispersión, desconcentración, adrenalina y debilidad del sistema nervioso, óseo, circulatorio y endocrino.
Los alimentos que la generan son: las drogas, alcohol, estimulantes (té, café, bebidas gaseosas azucaradas), azúcares y levaduras artificiales (azúcar blanco, moreno, bollería, chocolate, miel, pastelería…), algas de lago (agar-agar, espirulina, klamath), lácteos blandos, leche de soja, tofu crudo, hierbas aromáticas, frutas tropicales o locales muy expansivas (plátano, piña, mango, aguacate coco, papaya…), verduras solanáceas.
  • Energía extrema yang: Energía centrípeta, acumula, bloquea, peso denso, calor, vibración muy lenta y profunda, bloquea órganos y sistemas. 
Los alimentos que la provocan son: las aves, carnes y grasas saturadas, quesos secos y salados, huevos, embutidos, jamón, pizzas y horneados, condimentos salados (miso, salsa de soja, tamari…), sal.
  • Energía moderada (de uso diario): endulzantes moderados naturales, frutas secas locales, frutas frescas locales y de temporada, semillas y frutos secos, verduras locales y de temporada, algas de mar (kombu, wakame, nori, espaguetti de mar), leguminosas y proteínas vegetales, cereales integrales y pasta integral, pescado y marisco.
El cuerpo mental

Los pensamientos son una creación propia. Nada ni nadie tiene poder sobre nosotros más que el que queramos darle con nuestros pensamientos. Cada uno tiene su mapa propio de la realidad, no hay dos mapas iguales, y es importante tener siempre en cuenta que el mapa no es el territorio.

Según sea la calidad de nuestros pensamientos, así serán nuestras acciones y la calidad de nuestras acciones alimentará nuestros pensamientos convirtiéndose este ciclo en el eterno pez que se muerde la cola.

Nuestro cuerpo mental es el más rápido de todos, vibra a tal velocidad que no podemos verlo, va a la velocidad del pensamiento. Nuestra mente también se ve influenciada por lo que decidimos comer o beber. Sabemos bien qué substancias con reacciones extremas (alcohol, azúcar, drogas, etc.) nos generan reacciones caóticas de dispersión y evasión, sin dirección ni orden. Habrá mucho movimiento en nuestras mentes, muchas ideas, pero difícilmente estaremos en condiciones de consolidarlas.

Al mismo tiempo, para recuperar nuestro centro necesitamos desprendernos de viejos hábitos y pensamientos basados en una conciencia limitada, falsa e ilusoria causada por una identificación en exceso con nuestro ego, a partir de la cual hemos creado apegos, debilidades y defectos.

Algunas sugerencias para empezar a conocer nuestro cuerpo mental: Tómate tu tiempo y observa tus pensamientos preguntando a tu mente: ¿En qué piensas?, ¿Qué creencias te debilitan?, ¿Qué pensamientos positivos te dan fuerza?, ¿Qué sugerencia sencilla y práctica podría hacer para que te sintieras con más armonía?

No te juzgues ni victimices

Crea pensamientos positivos y de agradecimiento, no gastes en tiempo pensando en lo que no quieres y aprovecha esa energía para focalizar en lo que sí quieres.

El pasado quedó atrás y sólo tiene el poder que queramos darle. El presente es el resultado de las decisiones que tomamos en nuestro pasado. Empieza a cambiar ahora tu interior para escoger tu futuro.

Practica el silencio. El silencio es la puerta hacia nuestro ser que tarde o temprano todos tendremos que atravesar, ¿para qué esperar?

Tú controlas tu mente y no al revés, tenlo siempre presente

Lo más leido

Consumo ecológico libre de transgénicos (OMG) y tóxicos. Más salud para el cuerpo y medio ambiente

Image and video hosting by TinyPic

Transgénicos. OMG. Organismos Modificados Genéticamente

Image and video hosting by TinyPic

Guía roja y verde de alimentos transgénicos

OMG. Greenpeace publica una guía en varios países en la que aparecen dos listas de marcas, productos y fabricantes, situados en Rojo o en Verde en función de su política en materia de transgénicos.

Documental. Marie-Monique Robin "El mundo según Monsanto", informa sobre los productos que comercializa Monsanto, empresa líder en la producción de semillas transgénicas. La historia judicial de Monsanto (empresa que cuenta las denuncias por cientos)

Transgénicos: Monsanto amenaza mundial

En los años 60, la compañía Monsanto contribuyó a la contaminación, muerte y enfermedad de millones de personas durante la guerra de Vietnam. En esa época se rociaron 80 millones de litros de herbicidas sobre Vietnam. Entre esos productos estaba el Agente Naranja, fabricado por Monsanto. Se destruyeron bosques, campos de arroz, cosechas enteras, envenenaron las aguas y provocaron graves daños al medio ambiente y a la población, provocando enfermedades como cáncer y defectos de nacimiento. Aún hoy hay niños que nacen con deformidades provocadas por el contacto de las madres con estas sustancias. La compañía Monsanto se ha convertido ahora en una empresa agrícola. Es la principal productora de semillas y controla gran parte del sistema agroalimentario, a través de una estructura de redes a nivel mundial.

No conforme con lo anterior, quiere controlar también el agua, que es un elemento esencial para la vida y un recurso indispensable para la producción agrícola. Así, con el control de las semillas y del agua en el mundo, la empresa, junto con otras pocas multinacionales, se aseguran la producción completa de la cadena alimenticia.

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean GM genéticamente modificados como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo. En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas Genéticamente Modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

Electromagnetismo: el asesino silencioso

Rodeados de tóxicos. Nuevas enfermedades y contaminación química

Vivimos rodeados de tóxicos, nos llegan a través de la comida, el agua, los productos de limpieza, pesticidas, cosméticos, etc. Generando problemas en nuestra salud. Uno de los aspectos sanitarios más graves de cuantos en estos momentos afectan a en la sociedad.

El hombre ha creado más de 100.000 sustancias químicas sintéticas que no estaban presentes en la naturaleza, y sólo una mínima parte de ellas ha sido debidamente estudiada en cuanto a sus posibles riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Algunos ejemplos de tóxicos a nuestro alrededor: BPA. Bisfenol A, Compuestos perfluorados, plástico policarbonato, ftalatos, pesticidas, dioxinas, etc., la lista es interminable.

Son ya demasiados los datos que indican que muchas sustancias químicas pueden estar teniendo un gran peso en la carga social de enfermedades.

Las enfermedades 'químicas'

Las alergias primaverales vendrán con fuerza Efectos de salud negativos del plástico Comida enlatada, científicos encontraron un vínculo entre el consumo y un incremento en las concentraciones de bisfenol A, compuesto tóxico. Muchas latas contienen un recubrimiento de resinas de bisfenol A

FDA. El bisfenol A (BPA) es un químico industrial que ha estado presente en muchas botellas de plástico duro y el metal basado en los alimentos y latas de bebidas desde 1960

Niveles diarios de exposición efectos tóxicos e Ingesta Diaria Tolerable (IDT)

EN MARZO DE 2011 LOS BIBERONES EN EUROPA NO DEBEN CONTENER BISFENOL A (BPA), SUSTANCIA TOXICA CON GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD.

La Comisión Europea (Bruselas) no tiene planes para restringir más o prohibir el bisfenol A en otros materiales en contacto con alimentos, confirmó que NO tenía la intención de extender su prohibición a materiales tales como los revestimientos epóxicos de las latas de alimentos y bebidas. La prohibición solo afectará su uso en los biberones de policarbonato.

Se prohíbe el uso del bisfenol A para la fabricación de biberones a base de policarbonatos para lactantes

Entrada en vigor de la Prohibición del uso de Bisfenol A en biberones (Directiva 2011/8/UE)

Sistema de codificación SPI

El sistema de codificación de SPI (Sociedad de Industrias de Plástico) es un medio para identificar los residuos de plástico que usamos cotidianamente, tanto en casa como en la industria. Esta codificación es aceptada mundialmente. La gran mayoría de los envases de plástico se hace con una de estas resinas.

1. PET - Polietileno tereftalato.

2. HDPE - Polietileno de alta densidad.

3. PVC o Vinilo - Cloruró de polivinilo. PROHIBIDO para envasar productos alimenticios.

4. LDPE - Polietileno de baja densidad.

5. PP - Polipropileno.

6. PS - Poliestireno. PROHIBIDO para envasar productos alimenticio.

7. O (Otros) - Otros plásticos, incluye materiales elaborados con más de una de las resinas de las categorias 1 al 6 u otros o con una combinación o con una combinación de estas, incluyendo ABS, PC, PMMA, fibra de vidrio (GRP o GFRP), nylon (poliamida PA), policarbonato, y ácido poliláctico (PLA) un (bioplástico), y combinaciones de múltiples capas de diferentes plásticos.

9. ABS - Acrilonitrilo butadieno estireno. De alto impacto y resistentes a productos quimicos.

Image and video hosting by TinyPic

SPI. Sistema de identificación. Codificación internacional para los distintos plásticos (resinas)

Símbolos de reciclaje, identificarlos permite saber más sobre los productos y envases Internacional Universal códigos de reciclaje

Tóxicos a evitar

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicLa fitoterapia, conocida también como herbolaria, es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos, para prevención o tratamiento de patologías. Realiza un estudio cuyo objeto es todo material de origen vegetal con utilidad o finalidad terapéutica, siendo propio de la terapéutica la prevención, atenuación o curación de un estado patológico. La materia prima vegetal de la que hace uso, sometida a los procedimientos galénicos adecuados permite obtener lo que se conoce como fitofármaco.

Los registros más fiables datan el concepto de fitoterapia desde el imperio Sumerio en el año 3000 a.C.

La fitoterapia pertenece al ámbito de la medicina y se relaciona estrechamente con la botánica y el estudio del metabolismo secundario vegetal, no formando de las Ciencias Farmacéuticas, es ejercido por médicos y por fitoterapeutas.

La fitoterapia moderna, se basa en el conocimiento de la Farmacología, y considera los aspectos farmacodinámicos y farmacocinéticos de los medicamentos basados en plantas medicinales, en estudios preclínicos y clínicos.

El farmacéutico no se dedica al tratamiento de patologías sino al estudio de medicamentos. La farmacéutica tiene su aproximación a la fitoterapia en la farmacognosia, que da cuenta de los constituyentes químicos de las plantas o de sus órganos o partes y de las propiedades farmacológicas de estos.

Fitoterapia. Hierbas Medicinales, infusiones, plantas con propiedades curativas